Ya sea que tu cabello sea largo o corto, rizado o liso, a todas nos gustaría lucir una melena de envidia. Desafortunadamente, algunas de nosotras tenemos el cabello opaco, seco y encrespado por naturaleza. Incluso si tienes un pelo sano y lustroso, lidiar con la sequedad es inevitable cuando utilizamos herramientas de calor para darle estilo. Si tienes el cabello seco y sin vida, te alegrará saber que puedes encontrar la solución en la despensa de tu cocina.

Para el primer tratamiento contra la sequedad utilizaremos aceite de argán. Este ingrediente te ayudará a recuperar la humedad y el brillo natural de tu cabello. Aplica directamente sobre el cabello después de peinarlo. Y tranquila, no deja el pelo graso.

Las grasas saturadas del aceite de coco son un nutriente ideal para restaurar la humedad y el brillo que se pierde por las temperaturas extremas. Utilízalo después de cada lavado junto con tu acondicionador habitual. Aplica una pequeña cantidad en la yema de tus dedos y extiende el producto de mechón a mechón.

El huevo tiene multitud de propiedades que revitalizan la cutícula del cabello maltratado, por lo que realizaremos una mascarilla de huevo, leche y agua de rosas. Bate el huevo y agrega media taza de leche líquida y una cucharada de agua de rosas. Si la mezcla queda muy líquida, agrega dos cucharadas de leche en polvo y combina bien los ingredientes. Ahora distribuye la preparación por todo tu cabello y déjala actuar 20 minutos.