Cuando quieres tomarte un respiro de tu rutina sin salir de casa, es posible que pienses en ver tu película favorita, un capítulo que te falta por ver, en poner música y bailar por toda la casa o en leer el libro que ha estado en la estantería durante meses. O también puedes organizar una velada romántica con tu pareja, el cumpleaños de tu hijo o una pequeña reunión con tus compañeros de piso.

Hagas la actividad que hagas para desconectar y pasarlo bien, es posible que te venga a la cabeza el deseo de abrir una cervecita o un refresco, para disfrutarlo mientras te relajas. Lo primero que puedes hacer es decidir antes de ir a comprar, así tardarás menos tiempo en el supermercado. Existen muchas variedades de cerveza, por ejemplo, por lo que puedes probar una marca nueva, comprar una cerveza artesanal o probar alguna que no hayas bebido antes. Con los refrescos o sidras puedes hacer lo mismo, ya que hoy en día existen decenas de sabores y variedades de estas bebidas.

Así que vas al supermercado y compras unos botellines de la bebida que más te apetezca, y algo de picar para acompañar. Puede que al llegar a casa te des cuenta: no tienes abridor. ¿Cómo disfrutar ahora de tu momento de relax? Puedes probar con el borde de una mesa, pero temes que la cerveza se acabe desperdiciando y tengas que limpiar. También has oído que se pueden abrir con los dientes pero, ¿de verdad quieres arriesgar tu dentadura por un botellín de cerveza?

En este tutorial en vídeo puedes aprender cómo abrir un botellín de cristal de manera fácil y sin riesgos si no tienes abridor. Solamente necesitarás un folio o un papel un poco grueso y un poco de paciencia. En el tutorial en vídeo de la parte superior te contamos el procedimiento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Trucos para enfriar una cerveza rápidamente

La app que te premia con cerveza gratis