Novalife » Sexualidad

DÍA DE LOS ENAMORADOS

Trucos sexuales para sorprender a tu pareja en San Valentín

No existe mejor regalo para San Valentín que aquel que no se compra con dinero. Sorprende a tu pareja con alguno de estos truquillos sexuales y… ¡que viva el amor!

Pareja

iStock Pareja

Publicidad

A menudo nos pesa el hecho de que, tras muchos años de relación de pareja, el sexo acaba siendo monótono y previsible, por muchas ganas que le echemos. Y aunque es cierto que conocer los secretos del cuerpo del otro y que conozcan también los nuestros tiene muchas ventajas, también lo es que en ocasiones echamos de menos ese efecto sorpresa que hace tiempo que no asoma por nuestro cuarto.

Casi todas las parejas se ven obligadas a afrontar el momento en que sus relaciones sexuales van perdiendo el fuelle de los inicios y se van transformando en otra cosa, algo que cada una de ellas gestiona a su manera: hay quien abre la relación, quien integra a terceras personas o los que prueban cosas nuevas en el seno de la pareja. Siempre es un buen momento para introducir nuevos ingredientes en la cama, y qué mejor día que San Valentín para concedernos un tiempo de calidad y regalar a nuestra pareja alguna de estas innovaciones en materia sexual. Le van a encantar.

Juguetes sexuales

¿Por qué no introducir tu Satisfyer en la ecuación? O cualquier otro juguete sexual que te guste y os pueda hacer experimentar nuevas sensaciones juntos. En las tiendas de objetos sexuales hay de todo: desde estimuladores anales a cintas, esposas, esencias para masajes, plumas, disfraces, ropa interior sexy… Escoge cuál de ellos se adapta mejor a vosotros y… ¡a experimentar!

Tápale los ojos

Nada más sensual que tapar los ojos a tu pareja con una venda y encargarte tú de todo, dejándole que disfrute del momento. La idea es ir recorriendo su cuerpo lentamente (puedes emplear aceites aromáticos, plumas, hielo…), de manera que deje volar su imaginación y se concentre únicamente en sus sensaciones.

Cuida el ambiente

Sábanas nuevas (¿has probado la ropa de cama de seda?), esencias en la almohada, velas, incienso, luces tenues, música sexy… El ambiente influye en las sensaciones, y mucho, así que prepárate para una gran noche de sexo en un ambiente sexy a más no poder. ¿Una idea? ¿Y si creas ese ambiente en el salón y le esperas en casa con un conjuntito sexy para recibirle así en cuanto entre por la puerta?

Cena romántica | iStock

Nata y chocolate

No a todo el mundo le gusta que le unten con comida, pero tal vez a tu pareja le fascinará o bien que le embadurnes con chocolate o ser él quien recorra con la lengua tu cuerpo untado con nata. Piensa que la cosa acabará, sí o sí, con un baño o ducha juntos (¡no olvides las sales de baño!), así que el plan no puede ser mejor.

Bomba sexual

Es un juego de pareja tan simple como efectivo, que consiste en decidir un tiempo (30 minutos, por ejemplo) en el que está prohibida la penetración. En muchas ocasiones, el sexo en las parejas consolidadas está tan parametrizado que la penetración llega enseguida, muchas veces de forma poco placentera para nosotras. Esta práctica os obligará a alargar el juego sexual y a inventar nuevos y excitantes intercambios más allá de la penetración. Otro juego que también os puede ayudar a explorar nuevas rincones de la pareja es que escribáis una serie de verbos en papelitos y los metáis en un tarro. La idea es ir sacando un papel del tarro y tener que poner en práctica lo que dice: morder, lamer, chupar, bailar, acariciar, masturbarse… Seguramente descubrirás cosas de tu pareja que no sabías y te pondrás a mil.

Un striptease

Escoge una música que te vaya, un conjuntito sexy, un vestido arrebatador y regálale un baile sensual con striptease. Solo tienes que sentarle en una silla y bailar para él, y si acaba en masturbación para que él te vea, mejor que mejor. ¡Verás qué locura!

Beso tántrico

Cuando llevamos muchos años de relación es habitual que descuidemos los besos, que pasan a formar parte del día a día y, poco a poco, vamos despojándolos de cualquier connotación sexual. También en el sexo acaban convirtiéndose en algo puramente funcional, cuando no hay nada más excitante que una buena sesión de besos, perfecta para estimular el deseo sexual. El beso tántrico consiste en acompasar la respiración con la de la pareja y entregaros al placer del beso, sin pensar en nada más. Esta técnica requiere entrega y concentración, desconectar de todo para entregaros al simple placer del momento. El beso tántrico no solo crea adicción, sino que seguramente marcará el ritmo de la sesión de sexo, que será intensa, profunda y sensual. Querréis más.

Nuevas posturas

Son muchas las parejas que están instaladas en las mismas posturas de siempre, bien porque son las que funcionan a la hora de conseguir un orgasmo o porque son las más cómodas. ¿Qué tal si te animas con posturas como la flor de loto (ambos sentados y tú envolviendo tus piernas en él), la cucharita (muy placentera, puesto que él de penetra por detrás y puede acariciarte mientras tanto) o cualquier otra que os apetezca experimentar? En algunos casos os moriréis de placer y en otros os echaréis unas risas, así que en ambos casos la diversión está garantizada.

Publicidad