Novalife » Sexualidad

Innovación en la cama

Siete prácticas sexuales con nombres raros (una para cada día de la semana)

Mucho se habla de innovar cuando hablamos de encuentros eróticos diferentes a poner en práctica con nuestra pareja, pero cuando nos ponemos a buscar hay algunos nombres con los que no podemos evitar ceñir el entrecejo y pensar: ¿esto qué es?

Publicidad

La ayuda viene en camino, sabemos lo complicado que es en muchas ocasiones entender algunos nombres de algunas prácticas eróticas, y lo difícil que puede resultar tanto pronunciar sus nombres, que en ocasiones parece que estamos embrujando a alguien, como poner en practica lo aprendido. Es por eso que hoy te vamos a echar un cable con algunos nombres.

Tickling: Esta es una práctica más común de lo que lo es su nombre. Consiste básicamente en incorporar cosquillas a los encuentros, pero el objetivo de hacérselas a la pareja no es la risa, sino crear una tensión sexual con la persona que las da. No os imaginéis unas cosquillas inocentes destinadas a las carcajadas ya que en realidad es un juego sensual en pareja.

También se conoce como knismolagnia. La técnica es muy precisa, ya que debes lograr que tu pareja desespere con las sensaciones. Las zonas más sensibles para practicarlas pueden ser la nuca, las ingles, las costillas, las plantas de los pies, las orejas o los pezones, entre otros. Puedes ayudarte de juguetes, de plumas para hacerlas o de tu lengua, recuerda que el límite es tu imaginación.

Karreza: Esta es una de nuestras practicas preferidas, pues lo que pone en valor es el encuentro en sí y no el muchas veces obligado orgasmo para entender que el propio encuentro ha sido satisfactorio. Consiste en intercambiar besos, caricias, abrazos, sexo oral, masajes… sin llegar a orgasmar, si es posible se evita ese momento, aunque si este se produce no pasa nada. Con que entendáis que el orgasmo no es el objetivo al jugar es suficiente.

Pareja | iStock

Cubbing: ¿Os acordáis del termino que se puso de moda con la película “American pie”? MQMF, es decir, madre que me follaría. Pues este es el nuevo termino que se ha puesto de moda y se ha hecho viral para referirse a las mujeres que tienen más de 50 años y que mantienen una relación o se acuestan con hombres más jóvenes que ellas.

Nyotaimori: ¡Este seguro que lo habéis escuchado en alguna ocasión! Pero más bien el significado y no tanto el nombre, seguro. Esta práctica consiste en comer sushi o pescado crudo directamente del cuerpo desnudo de otra persona. Este concepto se ha convertido en 'trending topic' gracias al programa 'Mónica y el sexo' en el que la cantante Mónica Naranjo trata diversos “fetiches” o prácticas eróticas.

Beso arcoíris: No es tan dulce y brilli brilli como creéis. Esta práctica consiste en crear un intercambio de fluidos masivos entre una persona menstruante y otra persona con pene. Ambos deben hacer un 69, practicarse sexo oral con el fin de que la persona menstruante llene la boca a su pareja de sangre y la persona con pene se corra en la boca de la otra persona. El beso arcoíris es el que se dan después en la boca con ambos fluidos.

Beso Singapur: Para este juego la persona con vulva tiene que tener un suelo pélvico entrenado, ya que consiste en estimular el pene tan solo con contracciones musculares de la vagina. Es como dar un masaje, tienes que apretar y relajar los músculos mientras la otra persona penetra con suavidad, lentamente. Tienen que ser ambos movimientos de forma acompasada.

Sploshing: Este es parecido a lo del sushi, pero en vez de ser exclusivamente con pescado, consiste en embadurnar a la pareja con cualquier comida, bebida o líquidos mientras se práctica sexo. No es solo el hecho de comer, es el hecho de embadurnarse durante el acto.

Publicidad