¡Y dale al placer sobre cuatro ruedas!

¡Y dale al placer sobre cuatro ruedas!

Sexo seguro en el coche: la guía definitiva

Sexo seguro… y del bueno. Hacerlo en un automóvil puede ser complicado. Y no sólo porque el coche sea pequeño o incómodo. Existen muchos otros factores que pueden hacer que ese increíble momento de lujuria de la primera cita se transforme en un infierno por culpa de un calambre, un bulto en el asiento trasero, llevar la ropa inadecuada y, lo que es más peligroso, una visita inesperada de la policía.

Sexo en el coche
Sexo en el coche | iStock

Laura Sánchez (@lauraslara) | Madrid | 22/08/2018

Los desafíos para dejarse llevar por el deseo sobre cuatro ruedas son muchos así que, ¿cómo tener sexo de manera segura? He aquí la guía definitiva para una parada en boxes cómoda, divertida y legal.

Memoriza las mejores posiciones (para ambos)

Hay mejores maneras aprovechar el espacio que proporciona un automóvil, por muy incómodo que parezca. Y también hay posturas más adecuadas que otras. La del ‘conductor ciego’ es una de ellas. Mientras él se sienta en el asiento del conductor, mirando hacia adelante, ella se sube en su regazo también mirando al frente. Es ella quien debe agarrar el volante y empujar hacia abajo, usándolo para mover las caderas de un lado a otro mientras cabalga sobre su compañero con furia. Él también puede utilizar este artilugio a priori molesto para tener sexo en el coche y agarrarlo para acercarse a su pareja aún más fuerte. Y ella, a su vez, ejercer presión para cambiar la dirección de la misma empujando las palmas de las manos contra el techo del automóvil. El mismo principio se puede aplicar a las puertas del coche. Ya estéis recostados en la parte delantera o trasera, usad la puerta para empujar hacia un lado u otro (una almohada para proteger la cabeza del que esté abajo siempre viene bien). Estáis en un espacio reducido, pero los puntos de presión pueden seros útiles para una mejor experiencia sexual. Volante, puertas, techo y ventana (si estás boca abajo). ¿Y el maletero? Si es lo suficientemente grande como para acogeros a los dos, probad a colocar toallas sobre las maletas y acoplad un par de almohadas o cojines para mayor comodidad. Esta ‘cama’ improvisada al aire libre os esconderá además de curiosos si sois capaces de colocar la puerta como armazón.

Evita las ventanas tintadas

Cada país tiene unas leyes diferentes sobre la cantidad de tinte que pueden llevar las ventanas del coche. Algunos lugares no permiten tinte alguno y en el caso de no ser detenido, destacarás demasiado cuando estés estacionado. Lo ideal es llevar un coche sin lunas tintadas, pero si planeas hacer un viaje y las lunas de tu coche son opacas, entérate de dónde están permitidas y asegúrate una noche de sexo sin sobresaltos.

Haz cortinas de velcro

Si todavía necesitaras privacidad, compra un poco de velcro y un retal de tela y corta trozos rectangulares que coincidan con la altura y el ancho de cada una de las ventanas del coche. Sí, se trata de hacer cortinas de velcro, como las de las furgonetas hippies. ¿Qué pensabas que estaba pasando ahí dentro? Cada vez que encuentres un lugar seguro podrás colocarlas para una mayor intimidad, y quitarlas cuando terminéis, como si tal cosa.

Utiliza escondites naturales

En cualquier parte hay montones de grava, arena y cemento junto a la carretera. Seguro que los has visto un millón de veces y nunca has pensado que podrían servirte de escondite. Pues ya lo tienes. Estas montañas funcionarán de barrera natural y te esconderán de la vista de todos sin llamar la atención. Nadie verá tu coche, por lo que este se te queda pequeño, podrás salir al capó y hacerlo bajo las estrellas.

Sujetador en el asiento del coche | iStock

Opta por las salidas sin servicio

Ya sabes, esas salidas de la carretera que no tienen estaciones de servicio ni casas ni comercio de ningún tipo, esas que no sabes ni para qué están ahí (¿serán para tener sexo en el coche?). No nos importa. Sal por una de ellas y encuentra un lugar agradable para simular que su automóvil está simplemente ahí aparcado. Las mejores son esas carreteras mal asfaltadas, sin rayas blancas, cuyo camino lo marcan las propias marcas de las llantas. Por ahí no pasa nadie nunca. Y en cuanto llegues verás otros automóviles escondidos que te harán sentir en complicidad. Busca un hueco.

Busca lugares donde permitan dormir en el coche

Hay zonas en las que es legal y libre estacionar el coche y permanecer toda la noche en su interior: paradas de camiones, áreas de descanso y aparcamientos de autocaravanas. Necesitas tener una autocaravana para aparcar en estos últimos, pero por lo general suelen ser del tamaño de siete campos de fútbol, con lo que no te será difícil entrar sin llamar la atención, apagar el motor, poner las cortinas del velcro y hacer lo que te plazca mientras la ciudad duerme. Las áreas de descanso también son buen escondite, a menos que estén indicadas en la carretera. A veces tienen límites de tiempo para el estacionamiento, así que echa un ojo antes de quedarte dormido. Las paradas de camiones están bien si no aparcas en la zona de camiones. Estarás inhalando diesel mientras duermes, pues suelen dejarlos funcionando durante toda la noche. Busca una en la que también haya sitio para coches. Y elijas lo que elijas, nunca pares a un lado de la carretera toda la noche, porque eso automáticamente sospechoso para cualquier policía furtivo. Ah, y asegúrate de llevar una guía de carreteras en la guantera porque el GPS puede dejar de funcionar en según qué sitios, sobre todo si estás de viaje.

Invierte en comodidad

El coche no es exactamente el lugar perfecto para tener relaciones sexuales. Si quieres hacerlo delante tumbado tendrás que lidiar con el volante y los mandos, y si quieres hacerlo detrás no encontrarás nunca la forma de doblarte para adaptarte a los asientos. Ten a mano un par de mantas, toallas y almohadas para suavizar cualquier molestia. Asegúrate de que estén accesibles, lo último que querrás hacer una vez que hayáis entrado en faena será salir a buscar todo el material al maletero, sin pantalones… y visiblemente excitado. Puedes usar toda la artillería según tu tipo de coche, pero lo ideal es tirar al suelo las toallas, colocar las mantas sobre estas y las almohadas contra las puertas. Así conseguirás rebajar los bultos, mantenerlo nivelado y crear una zona segura para las cabezas.

Usa la ropa y los accesorios adecuados

Los vaqueros sin licra y los pantalones ajustados en general, son difíciles de quitar en un espacio tan estrecho. Las mejores prendas son las minifaldas elástica o unos pantalones cortos holgados, fáciles de levantar o bajar sin necesidad de desnudarse del todo. Con este atuendo podréis tener relaciones sexuales cómodamente y parar en la próxima estación de servicio para comprar un sándwich y un refresco sin tener que apañaros demasiado. Y para borrar cualquier rastro de sexo del coche, no olvides llevar un paquete de toallitas en la guantera y una bolsa de plástico para eliminar las pruebas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.