Novalife » Sexualidad

GENITALES

¿Sabías que en la vulva también pueden salir varices?

Las varices pueden aflorar en muchas partes de nuestro cuerpo y en algunos momentos incluso en la zona genital.

Publicidad

Las varices vulvares existen, pero es cierto que el momento en el que más proclives somos de desarrollarlas es durante el embarazo. En la menopausia o etapas en las que aumentamos de peso o tenemos cambios drásticos también pueden aparecer, pero esto sucede con poca frecuencia.

Si has sentido pesadez que se acumula a lo largo del día y molestias en las zona genital puede que pienses que está relacionado con el suelo pélvico, pero lo más posible es que sean varices vulvares.

¿Por qué surgen las varices vulvares?

Las varices vulvares son el resultado del aumento de hormonas, la progesterona y estrógeno que cambian sus niveles, y la actividad diaria que no suele ser precisamente de descanso. En el caso de las embarazadas es más probable que aparezcan después del segundo embarazo y no tienen nada que ver con las varices que suelen aparecer en las piernas o en otras zonas del cuerpo.

La médica ginecóloga Vilma Rosciszewski nos aclara que estas varices aparecen en la superficie externa de la vulva y, además del cambio hormonal, son consecuencia “Del aumento en el volumen de sangre en la región pélvica durante el embarazo y a la disminución asociada de la rapidez con que la sangre fluye desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón”.

Como resultado “La sangre se acumula en las venas de las extremidades inferiores, así como en la región vulvar, lo que causa varices vulvares. Pueden aparecer solas o junto con las várices de las piernas”.

Problemas genitales | iStock

¿Duelen las varices en la zona genital?

Las varices vulvares aparecen como azuladas e hinchadas. Muchas mujeres se preguntan si duelen las varices vulvares y la respuesta es que no se siente un dolor agudo en la mayoría de los casos, es más, muchas ni siquiera las notan. En este caso pueden ser varices internas y debe consultarse con la ginecóloga.

Las que sí notan su presencia lo hacen en forma de hinchazón, pesadez y molestias vulvares, nos comenta la ginecóloga Rosciszewski.

Durante las relaciones podemos sentirnos incómodas a causa de esta presión que nos hacen sentir en el área genital. Estas molestias aumentan durante el sexo, si hacemos ejercicio en exceso y si pasamos mucho tiempo de pie.

Es importante que si tenemos estas molestias no nos obliguemos a mantener relaciones con penetración o centradas en los genitales. Durante el embarazo la sexualidad debe tener la misma importancia que en cualquier otra etapa de la vida, pero tenemos que saber adaptarnos para estar cómodas y evitar molestias de este tipo. Para ello, busca posturas sexuales para embarazadas que te aporten comodidad y seguridad. Aprovecha a desgenitalizar, si esto te incomoda, y a aprender a disfrutar de otras maneras, así como a redescubrir otras zonas erógenas.

¿Desaparecen las varices vulvares?

Sí, en la mayoría de los casos desaparecen tras el parto, alrededor de las seis semanas y no se requiere ningún tratamiento.

En el caso de que sean muy molestas o produzcan dolor, se debe comunicar con el médico para que valore su tratamiento y nos informe de qué riesgos hay y cómo se pueden salvar.

En todos los casos lo mejor es hacer una supervisión tanto en casa como en la consulta para ver que han desaparecido y que no causan ningún problema.

¿Cómo calmar las varices vulvares?

Para aliviar las molestias surgidas por las varices vulvares, la ginecóloga Vilma Rosciszewski, nos da los siguientes consejos:

- Cambia de posición.

- Evita estar de pie o sentada durante tiempos prolongados.

- Levanta las piernas. Esto puede ayudar a mejorar la circulación.

- Aplícate compresas frías en la vulva. Esto podría aliviar el malestar.

También es recomendable usar ropa que nos ayude a contener el peso, como los cinturones para aliviar el peso del bebé, o a las prendas de compresión. Busca siempre la comodidad y el descanso cada cierto tiempo para evitar que el aumento

Publicidad