Novalife » Sexualidad

SEXO Y TECNOLOGÍA

¿Sabías que pueden hackearte tu juguete sexual?

Cualquier aparato electrónico es susceptible de poder ser hackeado y los juguetes eróticos no se quedan al margen. De hecho, más de uno utiliza apps para poder funcionar. Aplicaciones que pueden revelar datos importantes y privados.

Placer

iStock Placer

Publicidad

Sí. Sí. Has leído bien. Pueden hackearte tu juguete sexual. De hecho, es una de las grandes preocupaciones de este año en lo que a hackeos se refiere. Y es que la pandemia que estamos sufriendo, el confinamiento y las restricciones de movilidad han llevado a muchas parejas a comprar y usar juguetes eróticos con la capacidad de conectarse a Internet, usando diferentes apps, para poder controlarse a distancia y disfrutar de un encuentro junto/as desde diferentes lugares.

Panda Security, empresa española especializada en la creación de soluciones de seguridad informática, recalca su preocupación por este tipo de hackeos con las siguientes afirmaciones.

“La era de los juguetes sexuales conectados tan solo acaba de comenzar. Los últimos avances en la industria incluyen modelos con realidad virtual y robots que incorporan cámaras, micrófonos, análisis de voz basados en técnicas de inteligencia artificial…” Estás son algunas de las cosas que nos recuerdan que pueden ser susceptibles de ser pinchados o hackeados por aquellas personas que sepan hacerlo.

Y añaden que “La concienciación y el desarrollo seguro son fundamentales para que estos dispositivos garanticen la protección de datos sensibles, de forma que los propios usuarios se conviertan en consumidores inteligentes que sean capaces de exigir mejores prácticas a los fabricantes para poder mantener el control de su intimidad en el futuro”.

Ojo, que parece broma y no lo es. Hace un par de meses, el cinturón de castidad para hombres de la empresa Qiui sufrió un fallo de ciberseguridad que permitía cualquier hackeo con la posibilidad de bloquearlo a distancia puntualmente o para siempre.

Juguetes eróticos | iStock

El cinturón se llama Cellmate Chastity Cage y se presentó como el primer dispositivo de castidad controlado por aplicación del mundo. Con posibilidad de bloquearlo a través de la app el tiempo que los usuarios decidieran. Afortunadamente, la empresa de seguridad informática Pen Test Partners descubrió el error en el sistema a tiempo. ¿Os imagináis qué podría haber pasado? Teniendo en cuenta que para soltarlo se necesitaría una radial…

Y lo que es peor, si eso es posible: descubrieron que la app podía llegar a filtrar la ubicación del usuario, incluida la información personal y los chats privado ya que este tipo de juguetes tienen la posibilidad de chatear y conectarte a través de la cámara con el/la amante.

¿Te resulta sorprendente o muy alejado de la realidad? ¡Pues atento/a! Que este año la tienda erótica ‘Platanomelón’ ya ha sufrido un robo masivo de datos personales de los clientes, aunque no se han llegado a sustraer los datos bancarios, si que se han sustraído los nombres completos, dirección de los domicilios, números de teléfono o correos electrónicos.

Publicidad