Novalife » Sexualidad

SALUD Y SEXO

¿Por qué algunas personas se sienten tristes después del sexo?

Siempre se ha pensado que un encuentro erótico te eleva a estados de emoción que se consideran positivos: euforia, alegría, éxtasis, placer. Pero son muchas las personas que tras el sexo se sienten tristes. ¿Por qué?

Tristeza

iStock Tristeza

Publicidad

Muchas de las dudas generadas por las personas que se sienten tristes tras un encuentro es debido a que siempre se ha dado por hecho que un encuentro te lleva a experimentar emociones que se consideran positivas y porque poco se ha hablado de que también puedes experimentar las que se consideran negativas.

Eso sumado a la falta de educación emocional que tenemos en general, puede llevar a mucho/as a sentirse aún peor por esa sensación de tristeza tras un encuentro erótico con un/a amante.

Pero ¿por qué sucede esto? Una de las explicaciones que más se repiten por los expertos en la materia es que a muchas personas la fase de resolución les trastada a sentimientos de irritabilidad como son la tristeza o un deseo de llorar. Esto es conocido como disforia postcoital.

Pero vayamos por partes, ¿qué es la fase de resolución? Es la fase que viene tras alcanzar un orgasmo. Y, ¿qué es la disforia postcoital? Pues sorprendentemente, algo que según los investigadores Joel Maczkowiack y Robet Schweitzer han detectado más en las mujeres que los hombres en un estudio realizado a 1.200 participantes de entre 18 y 81 años.

Como dato a destacar de esta investigación es que el sentimiento que más salió reflejado tras el estudio sobre cuándo y porqué se producía esta emoción fue el autodesprecio y se veía más evidente cuando la persona decía sentir mucho estrés, ansiedad o depresión.

Problemas en la cama | iStock

Lo que da esperanzas es que existen tratamientos por parte de sexólogos expertos en estos temas para que las personas que lo sufran lo vivan entiendan de dónde les viene y adquieran herramientas para sobrellevarlo.

Otra cosa que quedó clara, y así se preocuparon en remarcar los investigadores, es que la disforia postcoital no es ningún trastorno, simplemente es algo que muchas personas sufren tras un encuentro por cuestiones emocionales, a veces, ajenas a ese momento.

Y que uno de las posibles soluciones para dejar de sufrirlo es ponerse en manos de una profesional que le ayude a esa persona a identificar el origen de esta emoción y las causalidades que lo hacen más presentes para que lo comprendan y puedan aceptar que puede llegar a darse en algunos de los episodios sexuales de su vida. Independientemente de si son satisfactorios o no.

Publicidad