Aunque existen alimentos concretos con ciertas propiedades que podrían relacionarse, una dieta saludable y suficiente podría ser la clave.

El deseo sexual puede disminuir por diferentes motivos, estrés, problemas de salud, estados emocionales… Todas esas causas pueden tener un mismo origen, interno o externa. A pesar de la infinidad de causar que pueden provocar cambios en nuestro sistema hormonal y emocional causando esa disminución de la libido, también existen cuestiones que podemos abordar para mejorarla. Si se notara un cambio muy brusco, quizá deberíamos realizarnos un examen médico hormonal, revisar nuestro estado de salud es importante, también nuestra salud emocional. En todo ello también influye nuestra alimentación, así que, más que soluciones aisladas, estarían unidas.

La falta de minerales, vitaminas, nutrientes y energía en general, pueden estar más relacionados de lo que pensamos con nuestra plenitud sexual. La disminución de nuestra potencial sexual y deseo, pueden estar relacionadas con una dieta deficiente, y ello influir en nuestro estado emocional, con esto podemos ver la relación entre las diferentes causas.

Antes de ir a buscar medicación, recomiendo investigar las causas, y con respecto a tu alimentación, no consiste en buscar alimentos mitificados como afrodisiacos, puede simplemente que tu dieta no esté siendo saludable.

Pareja | iStock

Una dieta demasiado estricta, que reduzca en exceso la ingesta calórica mantenida en el tiempo, produce en la mayoría de personas una disminución de hormonas sexuales que pueden desembocar en falta de libido, incluyendo por supuesto que, el cansancio que acarrean haga disminuir nuestra actividad física, también la sexual. La restricción de energía e hidratos de carbono realizada sin adaptación ni control, puede provocar dolores de cabeza, y ya sabemos cómo influyen estos en la falta de apetito sexual.

Pero esos hidratos de carbono, tanto en defecto mantenido, como en exceso, y más aún si nuestra ingesta de hidratos de carbono es a partir de alimentos ultra procesados que incluyen en su composición azúcares y harinas, provocan somnolencia y falta de energía. Son por lo tanto, una opción poco recomendable para consumir en una cita.

Diferentes deficiencias en minerales y vitaminas, así como ácidos grasos esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo, también influirán en la potencia y el deseo sexual.

Otro aspecto importante es el abuso de tóxicos como fármacos y alcohol, que, si bien a pequeñas dosis pueden tener fama de facilitar las relaciones sexuales, no son nada saludable, influyendo negativamente en nuestra conducta, nuestras hormonas y nuestra salud en general.

¿Qué recomendaría comer para mejorar por tanto nuestra libido?

Seguir una dieta muy elevada en vegetales frescos y frutas, proteína de calidad, incluyendo huevos (relacionados con la buena salud hormonal tanto en hombres como mujeres), carnes, pescados (sin olvidar el pescado azul), marisco, frutos secos y semillas (muy interesantes para el aporte de minerales) y agua como principal bebida en nuestra dieta.

No te olvides de la actividad física y el entrenamiento de calidad, está demostrado que mejoran nuestro balance hormonal, estado de ánimo, salud en general y como, nuestro físico y nuestra autoestima.