Ha llegado esa época en la que nos falta cama para no estar pegados y sentir el sudor del otro. Una de las posturas favoritas del verano es colocarse lo más cerca de la esquina de la cama y no sentir la respiración caliente de nuestro compañero. Pero esto, la verdad, no es muy sexual y estropea nuestro propósito de tener más sexo en verano. Por eso, hay que reinventarse un poco para tener sexo sin quedarnos pegados por efecto del calor.

Los juegos pasados por agua siempre vienen bien para refrescarnos y además pueden ser muy excitantes. Vale, no todos tenemos una piscina en casa ni un jacuzzi. Tampoco lo vemos claro en la piscina pública, pero seguro que puedes hacer alguna escapada a algún lago cercano y buscar un lugar tranquilo después del chapuzón para disfrutar de la humedad. Si ni siquiera podemos optar a eso, siempre nos quedará la ducha o, con suerte, la bañera. Elige un aroma que os proporcione una sensación de relajación. Apaga las luces y pon algunas velas. El truco está en convertir ese momento tan cotidiano en algo terriblemente erótico. Un truco muy sencillo es usar una pastilla de jabón o una esponja. Usa la pastilla (o la esponja) para recorrer las diferentes partes del cuerpo de tu pareja. Jabona cada uno de sus pliegues y detente en las partes que más te gusten. Luego aclara. El juego puede seguir por el pelo y después de la ducha mientras os secáis con la toalla. Ahora con la piel refrescada no os dará tanta pereza llevar el juego a otras partes.

¿Has probado a volver a la infancia? Jugar a juegos como tirarse globos de agua o una pelea con pistolas de agua puede ser el inicio de una gran sesión de sexo refrescante. No tengas vergüenza y sal a jugar al parque, al jardín o a la plaza. Si tienes niños aprovecha los juegos y en la hora de la siesta seguid vosotros con otros propósitos más eróticos.

Posturas frescas para verano

Vamos a ponernos más serias y a entrar en materia. Lo de los juegos está muy bien, pero a veces lo que buscamos son posturas con las que ir más allá sin sentirnos como dos babosas. Apunta las posturas sexuales más refrescantes para disfrutar sin morirte de calor.

Pareja en la cama | iStock

Sentados

Al colocarnos sentados uno encima del otro la zona genital va a estar en contacto y vamos a tener acceso a cualquier parte erógena sin pasar demasiado calor. Comienza colocándote encima de tu pareja, que estará sentado o sentada. Primero cara a cara para generar intimidad y de forma suave. Cuando paséis a una estimulación más profunda o interna gírate y dale la espalda. Seguiréis conectados pero sin sudar. Si te es incómoda esta postura, opta por la variante en la que, quien estaba sentado debajo, se tumba. Colócate encima y ¡a disfrutar!.

En paralelo

Estar encima o debajo puede ser un trabajo arduo en verano, así que colocaos uno al lado del otro. Boca arriba o de lado podéis jugar con vuestras manos. Recorred los cuerpos jugando y acabad tocando la parte que más excite a tu pareja. Masturbaos mutuamente o hacedlo por turnos. Si eliges la última opción será muy excitante y puede que entréis en un bucle de excitación constante.

Cuadrupedia

No te asustes no estás en el gimnasio. Es la postura que comúnmente llamamos perrito o a cuatro patas. Es sencilla y hay un contacto muy estratégico. Es una de las posturas clásicas que más utilizamos en verano porque nos permite tener un contacto total entre los cuerpos, pero no nos da demasiado calor. Colócate sobre tus rodillas y manos y déjate seducir. Si prefieres hacerla un poco más intensa apóyate sobre los antebrazos.

De pie o sobre la mesa

Las posturas de pie dejan más aire entre los dos y por eso son perfectas para esta época del año. Déjate cachear contra la pared y ¡que siga el juego! Seguro que ya te imaginas por dónde puede ir. No solo podemos utilizarla para la penetración, sino que también es una postura perfecta para el sexo oral o para jugar y excitarnos.

Si te cansas de estar de pie, o no te resulta cómoda, puedes trasladarla a una mesa alta. Elige una mesa tipo comedor y apoya la espalda dejando los glúteos al borde. Desde ahí el acceso a todo tu cuerpo será perfecto y a partir de aquí se os ocurrirán muchos juegos.

No olvides que lo mejor para combatir el calor y disfrutar es la imaginación.