Y tras leer, ¡a la práctica!

Y tras leer, ¡a la práctica!

El cunnilingus perfecto se hace así

¿Somos nosotras más proclives a dar placer oral que los hombres? Parece ser que sí y la razón es que ellos no saben muy bien cómo sumergirse entre nuestras piernas y hacerlo de manera satisfactoria. Esto ya no va a ser una excusa porque ahora nosotras les vamos a guiar.

Sexo
Sexo | iStock
María Torre
  Madrid | 30/04/2019

Hace unas semanas ha sido el día del cunnilingus y la verdad es que si hay una joya en esta práctica sexual es el clítoris. Que el clítoris es una zona clave para el placer no es nada nuevo y, siendo sinceras, tampoco es ningún misterio. Nos han dicho muchas veces que como nuestros genitales no están tan visibles es más complicada la excitación. A los hechos nos remitimos que esto no es cierto. Simplemente hay que tener ganas de aprender a excitarnos y de hacerlo bien. Por eso desde ya os decimos que en el sexo oral no todo es clítoris.

Si hablamos del sexo oral en particular, a veces parece que nuestro amante está en una carrera de rallys de lenguas. A lametazos, sin contemplaciones, sin prestar atención a las zonas. Frote para arriba, frote para abajo y asoma los ojos por el pubis con esa mirada que dice “con esto ya vale, ¿no?”. Pues no. Así no se hace un buen cunnilingus.

Esperanza Gil, psicóloga y sexóloga en Sexualmente, nos cuenta que “El éxito de una buena sesión de sexo oral, más allá de la técnica, es la suma de tres cosas: deseo compartido de dar y recibir placer, conocimientos básicos de anatomía sexual y comunicación con tu partenaire”

El verdadero secreto de que el sexo oral sea satisfactorio es primero conocernos a nosotras mismas. De nuevo no es algo que oigamos por primera vez. Cuanto más nos exploremos a solas y experimentemos sexualmente con nuestros cuerpos, mayor conocimiento tendremos de qué es lo que nos gusta y claro esto también vale para cuando pedimos que nos hagan un cunnilingus. “Si una misma no conoce cómo es su cuerpo, cómo reacciona ante la estimulación, cuáles son sus preferencias o de qué forma puede alcanzar una mayor excitación ¿cómo esperamos decirle al otro lo que necesitamos? Además, es importante creerse merecedoras de recibir placer porque, si no nos permitimos esto, aunque tengamos entre nuestros muslos a Mr. Sexo Oral, será muy difícil que estemos conectadas y por tanto, no disfrutaremos del encuentro” aclara Gil. A lo que añade María, de María Más Sexología, sexóloga experta en sexualidad femenina, que “Pedir sexo oral es muy empoderador, siempre y cuando sea lo que nos apetece y nos gusta. Y no solo pedir que te lo hagan, sino también decir qué te gusta, cómo, dar indicaciones, gemir a lo loco cuando lo estés disfrutando y no sentir ningún pudor con ello. Pide por esa boquita linda, lo peor que puede pasar es que te mueras de placer”.

Dile lo que quieres

La comunicación hace que el sexo sea mejor así que empieza por decirle cómo quieres que te lo haga. “Pregunta” es lo que les aconseja María a los hombres que no saben por dónde empezar. La experta de Sexualmente, Esperanza, matiza que “es importante que expresemos nuestros deseos a nuestra pareja. Muchas mujeres no lo hacen y sufren en silencio para no molestar a su chico e incluso fingen, por lo que animan a seguir haciéndolo mal una y otra vez. Y en otras ocasiones, la frustración hace que expresemos lo que queremos desde el enfado y esto es contraproducente”.

De la teoría a la práctica

Empezad con la ropa. Adopta una postura sugerente quitándote solo algo de ropa y que la oratoria no empiece por los genitales sino por alguna otra parte. El calentamiento es lo más importante. Cuando quieras que se deslice por tu vulva que lo haga con la ropa interior puesta. De esta manera la zona irá aclimatándose poco a poco y se activará la circulación sanguínea del clítoris. Este subidón hará que el clítoris sea todavía más sensible.

Como primera idea, Gil dice que podemos “tomar su mano y lamerla como te gustaría que te lo hiciese él a ti, también puedes hacer esto con media fruta y después del modelado que sea él quien repita los movimientos. Otra buena idea es hacer de GPS durante el encuentro y expresar qué deseas en cada momento”.

María, por otra parte, nos da la receta para un cunnilingus perfecto:

Placer | iStock

Primero los ingredientes

- No ir directo o directa al grano.

- Disfrútalo mientras lo practicas. Si no lo haces, se nota muchísimo.

- Alterna ritmos e intensidad de presión.

- Encárgate de que la zona esté lubricada.

Cuando lo tengas claro empieza a cocinar

1. Calienta el ambiente. Besa, acaricia, susurra, muerde...

2. Crea expectación. Es decir, no bajes directo o directa al pilón, mejor con calma.

3. Una vez en el pubis, besa y lame desde la zona más externa al interior, poco a poco. Primero de afuera hacia adentro y después de arriba hacia abajo.

4. Alterna diferentes movimientos, presiones y ritmos, así como succión y lametón.

5. ¡No hay que pasarse estimulando el clítoris! Es muy sensible.

6. Utiliza las manos: estimula la zona G con los dedos, acaricia, aprieta y provoca.

7. Gime. Si estás disfrutando házselo saber.

Los trucos infalibles:

Gil aconseja tragar saliva de vez en cuando para evitar “El indeseado efecto chof chof, es decir, una desagradable sensación de excesiva humedad entre las piernas”. “Coloca una almohada debajo de sus glúteos para elevar su pelvis y así tener una mejor panorámica del pasaje” y por último nos anima a introducir juguetería erótica para no hacerlo como siempre. A esto último María añade que la mejor opción es usar vibradores y lubricantes con efectos “como un lubricante líquido vibrador” y de sabores para potenciar las sensaciones.

¿Quieres algo que sea más espectacular? Practica el sex humming: “Consiste en realizar sonidos guturales con la garganta y la boca mientras estás haciendo sexo oral. Estos sonidos transmiten vibraciones por nuestros labios y lengua sobre la zona que estamos estimulando” nos explica María.

Los fallos

Muchos hombres, y también mujeres, a la hora de hacer cunnilingus nos sentimos bajo presión por hacerlo bien y rápido. Ahí es donde está el gran error. Las expertas están de acuerdo en ir lentos, hablar sobre lo que se está haciendo y deleitarse. Pero recordando algunas cosas muy importantes como no usar los dientes en el clítoris, protegerse ante las ITS y extender el placer así como echar mano de la seducción para que todo fluya mucho mejor.

Los mas vistos

Hogarmania

Maquillaje y disfraz del Joker para Halloween (El caballero oscuro y Joker)

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.