Según las últimas noticias, parece que, debido al cierre de algunas fábricas en Asia, el abastecimiento de preservativos durante los próximos meses puede llegar a ser un problema. Ante esta situación, más allá de los problemas añadidos que podría conllevar un aumento de las infecciones de transmisión genital, hay parejas que se preguntan si quizás estas semanas de confinamiento son un buen momento para buscar un bebé. Incluso hay parejas que habían decidido dar ese paso, bien de forma natural, o con algún tipo de tratamiento de reproducción asistida, y no saben qué deberían hacer ahora.

En opinión de Antonio Requena, director general médico de los Centros IVI de Reproducción asistida, “No me atrevo a decir que hubiese que desaconsejar la gestación en este momento, porque no hay datos médicos que pudiesen avalar esta recomendación”.

Sin embargo, sí reconoce que “La casuística con infecciones previas por otros coronavirus si hablaban de una mayor morbilidad en gestantes infectadas”, además, “En el caso de infecciones previas por otros coronavirus, sí se vio una mayor incidencia de abortos en el primer trimestre, pero es algo que a día de hoy no se ha observado con el COVID-19”. Respecto a la transmisión del virus en el tercer trimestre o en el parto, los estudios dicen que no existe evidencia de transmisión vertical al final del embarazo.

Es decir, que la mayoría de las recomendaciones se basan en el análisis de las cifras de otros virus, y en algunos estudios del coronavirus, sobre todo de los analizados en China, porque todavía no hay evidencia científica suficiente para saber si este va a ser el caso o no de este virus, ya que apenas lleva unos meses entre nosotros, y todavía no se han podido analizar una gran cantidad de casos para llegar a conclusiones generales y no particulares. Si bien no se ha encontrado transmisión vertical, recientemente el Ministerio de Sanidad tomaba la decisión de incluir a las mujeres embarazadas como población de riesgo ya que, aunque las embarazadas no parecen tener un mayor riesgo de infección y la neumonía en esta población no parece ser más grave, lo cierto es que los últimos datos advierten de que la infección perinatal por SARS-CoV-2 puede tener efectos adversos sobre los recién nacidos, como pérdida del bienestar fetal, parto prematuro, distrés respiratorio, trombocitopenia acompañado de alteración de la función hepática e incluso muerte. Un motivo de nuevo para sopesar el hecho de aplazar esta decisión por el momento.

Embarazo | iStock

Sin embargo, pese a toda esta sensación de dudas e incertidumbre, un dato que puede servir de guía en nuestras decisiones es que “La recomendación de las sociedades médicas del campo de la reproducción asistida es la de no hacer transferencias de embriones durante este periodo”, como apunta Antonio Requena.

En concreto, el experto aclara que en España “La mayoría de los centros de Reproducción Asistida han cancelado su actividad, parando el inicio de nuevos ciclos de Reproducción Asistida, por recomendación de la Sociedad Española de Fertilidad. Seguramente en unas semanas, una vez pasé la pandemia, se retomará el inicio de tratamientos y la transferencia de embriones”.

En la misma línea, el director médico de Clínicas Eva, César Lizán, también informaba de que las pacientes deberían seguir con el tratamiento hasta acabar los ciclos que se encontraran en marcha en el momento de la declaración del estado de alarma, teniendo en cuenta que después no se procederá a la fecundación, sino que se congelarán las muestras, al menos por el momento.

Si bien esto es lo que respecta a la fecundación in vitro, en cuanto a cómo proceder en el caso de que se esté buscando un embarazo natural, no hay un criterio estándar. Pese a ello, Requena apunta que “Si la pareja queda más tranquila, la recomendación sería retrasar la búsqueda de la gestación durante 2-3 meses, que es lo que se calcula durará la pandemia”.

Así, mientras se espera a que la situación mejore “Habría que seguir el con el método anticonceptivo usado previamente y no estaría de más seguir con la toma de ácido fólico”.