Todo el mundo sabe que a la hora de limpiar ciertas manchas, suele ser bastante efectivo recurrir a los remedios caseros y familiares. Pero, ¿existe alguna tradición popular que nos diga cómo se deben limpiar los juguetes eróticos, lo mismo que las fundas del sofá? Aunque los juguetes eróticos no son nada nuevo, los materiales y las formas en las que se fabrican sí, es por ello que, más que a la tradición popular, es mejor preguntar a las voces expertas.

De hecho, ante el boom masivo del Satisfyer, hay quién se pregunta cuál es la mejor forma de cuidar a este nuevo compañero de cama.

Para ello, Oscar Pierre, gerente de Lys Erotic Store, explica que en el caso concreto del Satisfyer “Este dispone de una boquilla de silicona extraíble, por lo que basta con extraer la boquilla y lavarla con agua tibia y jabón neutro”. De hecho, incluso existe la posibilidad de comprar boquillas recambiables.

Además, es importante saber no sólo cómo lavarlo, sino cuándo hacerlo. “Es recomendable lavar el juguete antes y después de usarlo, secarlo bien y no guardarlo con humedad. Por otra parte, recomendamos igualmente guardar cada juguete en fundas individuales, para que no estén en contacto los unos con los otros”.

Se trata de cuestiones que no siempre se preguntan en la tienda, o que no tienen con quién consultarse cuando se compra un juguete por internet. Sin embargo, cuidar la higiene de los juguetes eróticos es fundamental para evitar infeccionas en los genitales.

Placer | iStock

De esta forma, hay que tener en cuenta que, aunque precisamente el Satisfyer es un juguete muy fácil de cuidar y lavar, no todos los succionadores de clítoris, dildos o vibradores, cuentan con una boquilla extraíble. Así, su higiene dependerá tanto del material del juguete, como de su mecanismo o su uso (si es sumergible, si es a pilas, si es anal, etc.).

En líneas generales, los artículos de silicona se pueden lavar simplemente con agua tibia y un jabón neutro. “En cambio un juguete de PVC (que es un material poroso) además con agua y el jabón se recomienda limpiar siempre un desinfectante destinado a juguetes eróticos”, informa Pierre.

El experto también insiste en que no es lo mismo un juguete para una zona externa como el clítoris, que para introducir en la zona anal. “Para estos últimos se recomienda igualmente usar siempre un desinfectante, ya que las bacterias anales son mucho más resistentes que, por ejemplo, las vaginales”.

Dando un paso más, “Cuando hablamos de artículos de PVC, látex o jelly, recomendamos incluso usarlos con preservativo, si queremos un extra de seguridad anti bacterias”.

Otra cuestión a tener en cuenta es si el mismo juguete va a ser utilizado por varias personas o en varias partes del cuerpo. Por ejemplo, si vamos a usar el succionador no solo para el clítoris, sino también para pezones, el glande del pene, etc. “Si se va a utilizar el juguete en varias partes del cuerpo, como por ejemplo vaginal o anal, el uso de preservativo se recomienda aún más, para evitar riesgo de infecciones al pasar las bacterias de un lado a otro”.

Por último, Pierra recuerda que, si bien es importante preguntar por el mantenimiento del juguete antes de comprarlo, en el caso de hacerlo por internet o no disponer de esa opción, “Lo que debemos hacer es leer atentamente sus instrucciones y prestar especial atención a las recomendaciones del fabricante sobre el cuidado y mantenimiento del juguete”.