Requiere de cierta delicadeza

Requiere de cierta delicadeza

Cómo quitarse de encima a un follamigo sin perderle como amigo

Quizás no lo hayas pensado, pero dejar de ver a un amigo con derecho a roce sin que vuestra amistad se vea dañada puede ser más complicado de lo que imaginas.

Seguro que te interesa

En teoría, ser amigos y tener relaciones sexuales de vez en cuando sin ningún tipo de compromiso puede parecer lo ideal. Al fin y al cabo te estás acostando con alguien que te gusta y en el que confías lo suficiente como para salir también con otras personas, pero no tienes el estrés de que las cosas tengan que ir encaminadas a algo más serio. Sin embargo, en la práctica no suele resultar tan sencillo. Sobre todo cuando uno de los dos quiere dejar lo que quiera que tengáis. Estas son algunas claves a tener en cuenta antes de ponerle fin a una relación sin compromiso si buscas hacer el menor daño posible.

No confundas ‘follamigo’ con ‘sexo sin compromiso’. Para salir vivo de este arreglo, primero debes entender la situación. Hay una gran diferencia entre 'amigos con derecho a roce’ y 'sexo sin ataduras’. La primera quiere decir que son amigos pero también aceptáis hacerlo juntos, mientras que la segunda no implica amistad ni expectativas, solo sexo. Si esto estaba claro desde el principio no deberías tener ningún problema para abandonar el barco.

Comprende que los sentimientos pueden evolucionar. Antes de empezar con este jaleo es importante tener en cuenta si tu concepto de relación te va a permitir involucrarte sexualmente y seguir siendo solo amigos. Ten en cuenta que puedes empezar muy segura de no querer un compromiso y que tiempo después sueñes con casaste y tener cinco hijos con esa persona. Por otro lado, también debes aceptar que él podría ser el que empiece a querer más y que la situación se vuelva incómoda si tú no sientes lo mismo. Los sentimientos evolucionan y las emociones cambian. Tenlo en cuenta antes de darle carpetazo sin más.

Sigue comunicándote. La única manera de que funcione una relación de este tipo es que los dos seáis totalmente honestos acerca de cómo os sentís. Desde el principio y hasta el final. No solo es importante hablar sobre lo que os gusta en la cama, sino que también debéis charlar de las necesidades y deseos que puedan ir apareciendo (por ejemplo, si uno de los dos se enamora de otra persona). Si habéis mantenido esta comunicación todo el tiempo, dejar de ser follamigos no será ningún trauma.

Pregúntate cómo te sentirías tú si tu amante empezara una relación monógama. Seguramente tu primera reacción sea “bah, no me importa en absoluto”. Pero intenta ser honesta contigo misma. No hay nada de malo en admitir que te sientes un poco molesta o decepcionada, incluso celosa, por decir adiós a una buena pareja sexual. Ahora bien, si es así como recibes la noticia, prepárate para asumir la pérdida.

Amigos en casa | iStock

Acepta que vuestra amistad va a cambiar de alguna manera. Una parte muy importante de un acuerdo de amigos con derechos es reconocer que la relación será diferente una vez que haya habido una interacción sexual. Si además esta se acaba, tendrás que sostener que has visto a esa persona de maneras que no habías visto antes, que has compartido con él momentos muy íntimos y que, como resultado, puede que tengáis que actualizar vuestra definición de amistad a partir de ahora.

Solo porque no hayáis estado saliendo, no significa que tengáis que perder el contacto. O que tengáis que volver a veros. Vosotros decidís. El hecho de que no hayáis formalizado una relación más seria no quiere decir que no podáis veros de vez en cuando una vez dejéis de ser amantes. Pero tampoco implica que lo hagáis. Precisamente una de las ventajas de ser ‘follamigos’ es que sois libres y podéis ser una cosa u otra según sople el viento. Eso sí, ahora con un poco de cuidado si lo que queréis mantener es la amistad. Menos complicaciones significa sin embargo tomar más decisiones sobre cómo proceder en determinadas circunstancias.

No te lo juegues todo al sexo. OK, habéis apostados por ser amigos con beneficios durante un tiempo pero no ha funcionado. ¿Por qué perderlo todo? Como amigos, podéis seguir haciendo cosas, saliendo o pasando el rato. La complicidad y la confianza son cosas que no abundan hoy en día. Si el sexo se ha acabado, no hay razón para que vuestra historia también lo haga. Haz que termine como empezó: siendo amigos.

Establece unos límites. Si vais a dejar de veros como amigos con derecho a roce y no queréis problemas, tratad de establecer unas pautas. ¿Vais a volver a veros aunque ya no os lieis? ¿Con qué frecuencia? ¿Podréis quedar juntos para hacer otras cosas sin acabar en la cama? Y si no sois capaces de mantener las manos quietas, ¿cómo lo vais a llevar? Tener un plan B para todas estas posibles situaciones puede ayudaros con el arreglo.

No empieces a tratarle como a un extraño. Pero tampoco os convirtáis ahora en inseparables. Sois amigos, os lleváis bien y os divertís juntos más allá de lo que haya pasado entre las sábanas. Pero lo habéis dejado y eso implica cierta distancia. A partir de ahora piénsalo dos veces antes de invitar a tu ‘ex follamigo’ a la boda de tu mejor amiga o a cenar con tus padres. Los lugares de reunión casuales son una cosa, pero incluirle en citas significativas o íntimas no es una buena idea, y menos cuando ya no hay expectativas. Si este tipo de relaciones tienen una ventaja es la de no sufrir como en una relación romántica cuando se terminan. Para llevarlo bien no hay que difuminar las líneas que tanto os costaron dibujar, y encontrar el término medio para que ese alejamiento no os convierta en extraños.

Vuelve a hablar con él si no acepta la despedida. Ya habéis hablado porque no quieres más. Bien por vosotros. Pero él parece no habérselo tomado tan bien. Las personas no se ponen tristes ni celosas con sus amantes a menos que hayan desarrollado sentimientos hacia ellos. Si se molesta cuando te ve hablando con otros tíos o actualizando tu perfil de Tinder después de que ya no haya sexo entre vosotros, tendrás que volver a hablar con él y cerrar la puerta, esta vez con llave. Como amigos, es mejor abordar vuestras emociones de frente en lugar de dejarlas pasar y que se conviertan en resentimiento.

Laura Sánchez (@lauraslara) | Madrid
| 06/02/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Decoración con madera reflotada o driftwood

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.