Novalife » Sexualidad

BARRERAS BUCALES

Cómo disfrutar del cunnilingus con preservativo

Las barreras bucales también pueden comprarse con diferentes sabores o colores que pueden hacer más divertido este momento del sexo ora

iStock Cómo disfrutar del cunnilingus con preservativo

Publicidad

El uso del preservativo suele estar asociado a la penetración, ya sea vaginal o anal. Pero la realidad es que el mismo no solo tiene como función evitar embarazos no deseados. También es esencial para prevenir infecciones de transmisión genital. Es por ello que su uso también se recomienda en el sexo oral. Aunque la realidad es que pocas personas se protegen como deben en esta práctica sexual.

“No estamos acostumbrados”, reconoce la sexóloga Ana Adán. Según la experta, se calcula que solo entre el 5 y el 15% de personas utiliza preservativo durante el sexo oral. Una cifra que es importante mejorar. “Es posible contraer algunas infecciones de transmisión sexual en la boca o la garganta al practicar sexo oral con una pareja que tenga una infección genital o anal. También es posible al recibir sexo oral de alguien que tenga una infección en la boca o en la garganta. Por eso es importantísimo el uso de preservativo durante el sexo oral para prevenir el VPH, así como los herpes, la clamidia, la sífilis o la gonorrea”.

La existencia de preservativos de sabores es precisamente una idea clave para favorecer prácticas sexuales más seguras. El problema es que generalmente su uso se asocia a las felaciones, ¿y qué pasa con el cunnilingus?

Pareja | iStock

“Lo más habitual es utilizar el preservativo para practicar sexo oral a los hombres, fundamentalmente, en el sexo gay. Sin embargo, en el sexo oral a mujeres o entre mujeres, es menos común. Tan poco común que muchas personas no saben ni siquiera que existe la barrera bucal o Dental Dam”, añade Adán.

Puede que parte del problema sea el propio desconocimiento. Y puede que otra parte sea el hecho de que hay personas que creen que el preservativo les cortará el rollo. Por eso la experta desmonta este falso mito, e insiste en que el cunnilingus puede ser igual de sexy y divertido con una barrera bucal o un preservativo (que en este caso debería colocarse sobre la vulva partido por la mitad).

La primera idea es que estas barreras bucales, toallitas o cuadrantes de látex también tienen su versión de diferentes sabores. De hecho, están pensadas no solo para usarlas sobre la vulva, sino también para ponerlas en el ano, en el caso de realizar un anilingus, por lo que la opción de comprarlas de distintos sabores puede ser aún más recomendable.

Además de ser de varios sabores, también son de varios colores. Por ello podemos jugar a elegir el color que más nos guste, o que la pareja adivine qué color hemos elegido entre los que teníamos disponibles, como una forma de comunicarse, conectar o incluso de hacer el momento aún más divertido.

El hecho de que su colocación sea más sencilla que el preservativo masculino supone que puede dar más juego. Se puede masajear la zona con lubricante (que sea compatible con el látex), y estirar la barrera bucal como si fuera parte del masaje genital. Todo ello siempre teniendo en cuenta que debe cubrir bien la zona que vamos a estimular, como nos recuerdan en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) respecto al uso de estas barreras bucales.

Al final, las toallitas de látex solo pueden cubrir una parte de los genitales, pero lo que siempre debe quedar cubierto es la entrada de la vagina, por lo que podemos sujetarla de una forma más sexy con nuestras manos. No es tan recomendable el uso de los dientes, ya que podríamos provocar una rotura en el profiláctico.

Publicidad