Novalife » Sexualidad

CONSUMO Y RELACIONES

Cómo ahorrar en la factura de la luz cuando tienes sexo

Además de cambiar la hora de poner la lavadora, cambiar ciertos hábitos de nuestras relaciones nos pueden ayudar no solo a rebajar el gasto en luz, sino también a tener mejor sexo.

Cómo ahorrar en la factura de la luz cuando tienes sexo

iStock Cómo ahorrar en la factura de la luz cuando tienes sexo

Publicidad

Tras los cambios en la factura de la luz España está unida, por una vez, en una cuestión: debatir a qué hora es mejor poner la lavadora. O enchufar la plancha, poner el horno, el lavavajillas… Y es que en realidad consumimos mucha electricidad en actos diarios a los que no siempre ponemos atención. Incluso a la hora de tener sexo.

El acto más evidente que nos hace gastar más electricidad es hacerlo con la luz encendida. Toda una ironía, ya que en realidad hemos leído múltiples mensajes que abogan por no hacerlo con la luz apagada, para superar nuestros problemas de autoestima. Pero hay alternativas. La primera, obviamente, es tener relaciones durante el día. Por algún motivo unimos la idea del sexo a la noche, cuando en realidad estamos más cansados de toda la jornada. Hacer el amor por la mañana tiene, además, beneficios añadidos. Es precisamente en esta franja horaria cuando más despierto está nuestro deseo, puesto que es cuando se alcanzan niveles más altos de hormonas como la testosterona, los estrógenos o la oxitocina. No obstante, la testosterona, según estudios, favorece tanto la libido como la erección. Por su parte, los estrógenos, ayudan a mejorar el deseo femenino. Aunque sin duda, la principal ventaja es que si el sexo disminuye el estrés, nos ayuda a afrontar el día con otra filosofía.

Sin embargo, si optamos por tener sexo por la noche, existen alternativas a encender la lámpara que más energía gasta. Más allá de optar por bombillas LED o de bajo consumo en una pequeña lámpara en vez de la principal, están las tradicionales velas. Estas pueden ser muy románticas, pero también acabar en un disgusto si nos despistamos. Por eso, otra opción es decorar con pequeñas luces a pilas o de carga solar, que pueden generar un ambiente romántico, sin preocuparnos de la franja horaria de consumo.

Ahorro en luz
Ahorro en luz | iStock

La hora en la que tenemos relaciones también puede suponer un mayor gasto de luz no solo por la iluminación, sino por la necesidad de recurrir en invierno a un calefactor extra o en verano a encender el aire acondicionado. De esta forma, en el primer caso, aprovechar el día y los edredones pueden ayudar a resguardarse. Incluso dejarse los calcetines puestos puede servir de ayuda, ya que se ha demostrado que ayuda a las parejas a lograr el orgasmo. En verano, en cambio, antes de enchufar el aire acondicionado, podemos optar a tener relaciones justo después de una ducha fresca, cuando nuestra temperatura corporal es más baja o a dejar un poco abierta la ventana. Eso sí, teniendo cuidado con que nuestros gemidos no hagan más ruido que el centrifugado de la lavadora para no tener problemas con los vecinos.

Otra pregunta del millón es si también puede suponer un gasto extra cargar nuestros juguetes eróticos. Es cierto que hay muchos a pilas, pero en general, acaban siendo un mayor gasto. Al igual que los teléfonos móviles, un factor clave es el modelo del cargador. Y es que los de nueva generación ya están preparados para no absorber luz si no tiene un dispositivo cargando en ese momento y para no recalentarse. Sin embargo, si nuestro juguete es antiguo, o tenemos un cargador no homologado, siempre será importante desenchufarlo cuando haya acabado de cargar. Igualmente, es importante recargarlos cuando realmente se ha acabado la batería y no cuando esta apenas ha tenido un poco de uso.

Lo mismo nos puede pasar si estábamos viendo la televisión o el ordenador antes de iniciar las relaciones y lo dejamos encendido. No dejarlo en stand by puede suponer hasta un 10% de ahorro en nuestra factura de la luz. Por eso, para evitar perder mucho tiempo, si podemos será mejor tener una regleta con interruptor para poder apagar del todo el suministro energético del televisor. En el caso del ordenador, si se nos ha olvidado en el momento de antes, antes de irnos a dormir, será importante darle a apagar en vez de simplemente bajar la tapa de la pantalla.

Publicidad