Que el clítoris es el único órgano del cuerpo diseñado especialmente para el placer es algo que ha costado dar a conocer, pero que ya parece ser una información bastante extendida. Muestra de ello son los datos: en el glande del clítoris, pese a sus dimensiones reducidas, hay más de 8.000 terminaciones nerviosas, mientras que, en el glande del pene, de mayor tamaño, hay la mitad.

Si ha costado dar a conocer esta información es precisamente porque la investigación sobre el clítoris, así cómo sobre la anatomía en general, ha brillado por su ausencia a lo largo del siglo XX.

Con el auge del feminismo cada vez se presta más atención a esta área, surgiendo nuevos estudios que arrojan conclusiones interesantes. Por ejemplo, que aunque el clítoris esté pensado para el placer, esta no es su única función, ya que también tiene su papel durante la reproducción.

Así lo desvelaba un trabajo publicado en la revista 'Clinical Anatomy', que concluía que la estimulación del clítoris activa el cerebro para causar una combinación de cambios en el tracto reproductivo femenino , creando una mayor disposición para recibir y procesar espermatozoides y lograr así una posible fertilización del óvulo.

Ecografía | iStock

Este descubrimiento, más allá de tenerse en cuenta para cuestiones como la importancia de la estimulación del clítoris si se está buscando un embarazo, incidía también en cuestiones sociales tan importantes como la ablación del clítoris. Y es que si parece que hay culturas que quieren eliminar el placer femenino, tristemente parece que pueden prestar más atención y cuidado a este órgano si tiene un papel reproductivo.

Respecto al impacto de este hallazgo, la sexóloga Irene Valverde reflexiona que “Debemos mirar siempre el lado positivo y no volver a antiguos paradigmas. Está bien que se transmita esta nueva información de que el clítoris incide en la reproducción, pero no debemos olvidar que también es un órgano cuyo fin es la obtención del placer. Enmascarar la función del placer sería un error y un retroceso respecto a la sexualidad femenina”.

Desde esta mirada positiva, más allá de la conclusión en sí misma, para Valverde lo destacado es que por fin se hagan estudios de este tipo. “Esto puede suponer que se siga invirtiendo en el estudio de la anatomía genital femenina, ya que, es un tema que aún se encuentro muy verde y necesita que se sigan realizando estudios al respecto. De hecho, no es hasta el siglo XXI cuando Buisson y Foldès realizan una investigación dónde observan que el clítoris abarca varios centímetros en el interior de la vagina”.

Más allá de estas cuestiones, respecto a qué efectos tiene esta información en la sexualidad femenina, cabe recordar que, de hecho, ya había información sobre la importancia del clítoris en el orgasmo femenino, y del orgasmo femenino en el éxito a la hora de buscar un embarazo.

La novedad en esta investigación es que concretamente se ha comprobado que la estimulación del clítoris promueve la mejora del flujo sanguíneo vaginal, un aumento en la lubricación y en el oxígeno y la temperatura vaginal y, lo más importante, un cambio en la posición del cuello uterino, la entrada al útero. Este cambio aleja el cuello uterino de la reserva de semen y evita que éste viaje al útero demasiado rápido, para darle margen a que se vuelva móvil y se active para fertilizar el óvulo.

Por otra parte, la sexóloga concluye que, por desgracia son muchas las culturas en las que “la reproducción es la única opción que barajan” para la sexualidad de las mujeres. Por lo que quizás sea a través de esta información a través de la cuál se puedan empezar a abrir puertas en torno a la importancia del clítoris, y así dar un primer paso, para seguir derribando otro tipo de barreras.