Novalife » Sexualidad

Legislación

Andar desnuda por casa: ¿legal o ilegal?

Sales de la ducha y vas desnuda a buscar tu ropa, te tiras en el sofá sin ropa a leer un buen libro, tienes un encuentro con un amante… y, de pronto, te das cuenta de que te pueden ver los vecinos. ¿Te podrían denunciar?

Publicidad

¿Hasta qué punto podemos hacer lo que nos de la gana en nuestra propia casa? De hecho, hay una frase que se suele repetir muchas veces en estos casos, con más o menos ciencia detrás, que dice: “Todo lo que no está permitido está prohibido”. Y en sí, algo de verdad tiene.

El caso es que para algunas personas estar a gusto en casa, en su casa, es sinónimo de estar sin ropa, así que una de las preguntas planteables es si es legal o no el hecho de pasear desnuda con las cortinas abiertas. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos determina que sí, que sí podemos hacerlo, de hecho, afirma que “la libertad de expresión incluye la desnudez o el poder ir desnudos incluso en espacios públicos.” Y nuestra casa “es una propiedad privada, así que ese derecho es pleno”, explica Santiago Calvo, abogado de Calvo Legal.

El caso es que aquellas personas que se pasean desnudas por casa pueden hacerlo por muchos motivos, por comodidad, por disfrute, porque les apetece, porque les pone… y también están aquellos que lo que buscan es el deseo del otro, es decir, excitar a quién le mira, o al menos, pensar que lo están haciendo.

Para estas últimas, el Código Penal recoge que no estás haciendo nada ilegal si tu intención no es exhibirte impúdicamente por la ventana (aquí los matices y las trampas que se podrían hacer respecto a este tema), con el fin de perpetuar la tranquilidad de los demás o provocar lascivamente.

Y con trampas entendemos a aquellas personas que sí que lo hacen con intención de provocar el deseo del otro y se justifican, o más bien se tienen que justificar para que no les multen, con frases como: “no era mi intención provocarte”, “eras tú el que estabas mirando”, “yo solo salía de la ducha…”.

Desnuda en casa | iStock

Lo que es realmente preocupante es que nos sigamos escandalizando al ver un cuerpo desnudo, empezando por el nuestro propio, y que estas personas, que en realidad no están haciendo ningún mal a nadie, se tengan que privar de hacer aquello que les apetece hacer en su propio hogar, el que están pagando, el que es suyo.

Esta sociedad tiene la mala costumbre de escandalizarse por ver piel, algo tan natural como es nuestro transporte en la vida, y se tapa los ojos, salta por encima de las cosas y las actitudes que hacen daño, que matan, simplemente por el hecho de que tu piel no sea del mismo color que la de ellos o porque en su DNI ponga que vive en otro lado de tu mundo, una tierra que tu también pisas.

Pero volviendo al tema, si eres de las que la ropa les sobra al llegar a casa, no te preocupes por si te denuncian, la ley está contigo y con tus apeteceres. Es tu casa, tu libertad, de hecho, tu libertad de expresión empieza por ti mismo, por tu piel y por estar cómoda en ella y con ella. Así que siéntete libre.

Publicidad