¡Cuidado con la sal!

¡Cuidado con la sal!

Trucos prácticos para aliviar el síndrome premenstrual

Pese a que el síndrome premenstrual no es igual en todas las mujeres, la mayoría nota algunos síntomas los días antes de la regla, que pueden ser desde hinchazón a cefaleas, cambios de humor, depresión leve e incluso náuseas o molestias digestivas.

Por desgracia no existe una solución milagrosa que elimine de un plumazo el síndrome premenstrual, pero es cierto que existen algunos gestos que pueden aliviar considerablemente no solo los estragos físicos que provoca, sino las ganas de matar que se apoderan de algunas de nosotras durante esos días.

Mantén a raya la sal

Muchas mujeres afirman sentirse muy hinchadas, una sensación se puede alargar también a los primeros días de la regla. Muchas aseguran sentirse hinchadas desde el momento de la ovulación, a la mitad del ciclo, una sensación muy desagradable y molesta. Esto se debe, en palabras de la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri, a que “En la segunda fase del ciclo puede que no tengamos suficiente progesterona y no se contrarreste el efecto estrogénico de la primera fase”, una carencia que nos llevará a retener líquidos. Para paliar la retención de líquidos, es recomendable reducir el consumo de sal, beber mucha agua, apostar por las infusiones diuréticas y, pese a que en ocasiones son los momentos del mes en que menos apetece hacer deporte, tratar de hacer ejercicio físico, aunque sea suave.

Aceite de onagra

Tampoco es una solución milagrosa, pero numerosas mujeres aseguran que el aceite de onagra, que se suele tomar en cápsulas, les va de maravilla. Su efecto no es inmediato, y necesitaremos unas semanas de ingesta para empezar a notar que nuestro SPM se empieza a hacer bastante más llevadero. Pese a que lo venden en herboristerías o en farmacias sin prescripción médica, es recomendable consultar con el ginecólogo antes de comenzar a tomarlo.

Vigila el café

Alcohol y café son falsos amigos del síndrome premenstrual, ya que por un lado nos activan (el café) o nos alegran (el alcohol), pero su efecto acaba siendo contraproducente. “Del mismo modo que nos activa, el café puede alterarnos”, señala Al Adib Mendiri. En cuanto al alcohol, es un depresor del sistema nervioso, de manera que del mismo modo que nos pone eufóricas durante un rato hace que nos vengamos abajo más tarde. Por tanto, durante esos días mejor beber mucha agua e infusiones y olvidar tanto el alcohol como la cafeína.

Incrementa el consumo de hierro

Durante el período se suele producir una caída considerable de hierro, lo que provoca que debamos recuperarlo a través de la alimentación. Carnes rojas, frutos secos, legumbres y algunas verduras son buenas fuentes de hierro, un mineral que se fijará mejor si lo combinamos con la vitamina C, que se encuentra en algunas frutas y hortalizas que van desde el tomate al pimiento, el kiwi, las fresas o los cítricos.

Regla | iStock

Ejercicio físico

Tal vez durante los días que dura la menstruación no vayas a correr una maratón, o tu cuerpo no te pedirá hacer actividades físicas de alta intensidad. Pero debes ser constante en realizar ejercicio físico suave, a poder ser un rato cada día, que te ayudará a aliviar la retención de líquidos y a liberar endorfinas, fundamentales para estar más felices y animadas.

Calor

Muchas mujeres sienten dolor y pinchazos en la zona abdominal durante los días previos a la menstruación. En ese caso, se puede combinar un analgésico adecuado (es conveniente consultar con el ginecólogo antes que automedicarnos) con la aplicación de calor en la zona afectada.

Come poca cantidad

Las grandes comilonas tampoco son buenas amigas del síndrome premenstrual, ya que muchas mujeres sienten, además, molestias digestivas, generalmente de carácter leve, que pueden acentuarse si no se sigue una alimentación adecuada. La idea es potenciar el consumo de frutas y verduras, y comidas ligeras en general, y tratar de comer pocas cantidades y varias veces al día.

Triptófano a tutiplén

Por último, va muy bien potenciar el consumo de triptófano, tanto si tenemos el síndrome premenstrual como en cualquier momento del mes. El triptófano es un precursor de los neurotransmisores serotonina y melatonina y, por lo tanto, una especie de bálsamo para el sistema nervioso, que sufre especialmente en épocas premenstruales. Los alimentos ricos en triptófano, cuyo consumo debemos incrementar durante esos días, son los huevos, las legumbres, el pescado azul, los lácteos y los frutos secos. Otro alimento rico en triptófano es el chocolate negro, aunque cuidado con él: contiene cafeína y también cierta cantidad de azúcar, de manera que debemos consumirlo con muchísima moderación (lo que significa apenas una onza con el café).

Laura Conde (@LauraConde5) | Madrid
| 09/01/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Dormitorio de estilo retro y elegante en casa rural

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.