Novalife » Salud

DERMATITIS

Suavizantes y pieles atópicas, ¿son incompatibles?

Si tienes piel atópica sabrás lo cuidadoso que debes ser con los productos de higiene y los cosméticos. Te contamos qué es lo que no debes utilizar bajo ningún concepto.

iStock Suavizantes y pieles atópicas, ¿son incompatibles?

Publicidad

Si tienes piel atópica sabrás lo que es tener un cuidado extremo con lo que puedes utilizar a nivel cosmético y también, a nivel higiene, personal pero también, del hogar. Hablamos con la doctora Blanca Díaz Ley, especialista en Dermatología en Centro Médico-Estético Felicidad Carrera a este respecto sobre aspectos que quizás no tengas del todo claros.

Empecemos por el principio, ¿qué es la dermatitis atópica? “Es una condición determinada genéticamente que determina una alteración de la barrera cutánea (la piel como barrera defensora) lo que provoca una menor defensa ante agentes externos irritantes o sensibilizantes (alérgenos). Además, implica una tendencia a la inflamación de la piel de forma espontánea, sin que se precise la intervención de agentes irritantes”, explica Carrera.

Lamentablemente, se trata de una patología cada día más común en las consultas del dermatólogo. “Respecto a los cuidados especiales que esta piel requiere, de forma genérico podemos decir que estas pieles tan sensibles deben ser expuestas al menor número de agentes irritantes y posibles alérgenos posibles”, recuerda la doctora.

Y ahí entrarían en juego los suavizantes, que deben evitarse en casi todos los casos: “En los suavizantes de la ropa se incluyen conservantes que ya no se admiten (por regulación de las autoridades sanitarias) en los productos cosméticos. Un ejemplo de esos conservantes es el Kathon (metilisotiazolinona), un conservante al que una importante proporción de la población se ha sensibilizado pero que en los casos de pacientes con atopia puede desencadenar un brote. No solo este conservante, sino muchos otros agentes sensibilizantes como las fragancias se suelen incluir en los suavizantes de ropa comercializados, siendo componentes que se desaconsejan especialmente en los pacientes con dermatitis atópica”.

¿Qué otros productos deberían evitarse?

La doctora señala tres tipos de cosméticos:

Suavizante | iStock

- “Productos que contengan agentes con efecto exfoliante de la piel, como la urea a concentraciones superiores al 10%, el ácido salicílico y los derivados del ácido retinoico. Este último agente es de especial interés ya que son muchas las cremas que lo contienen. La mayor parte de las cremas o serums antienvejecimiento de aplicación nocturna suelen llevar ácido retinoico o derivados de éste. Los pacientes con piel atópica deben de utilizar con cautela estos productos ya que pueden desarrollar eccemas tras su uso continuado. Aquí hay que hacer hincapié en los contornos de ojos, que además de incorporar ácido retinoico, tienen el hándicap de aplicarse en una piel tan sensible como la zona peripalpebral, pudiendo provocar un eccema de párpados”.

- “Productos de formulación compleja. En general los pacientes con atopia deben escoger cosméticos cuya composición sea lo más “simple” posible, sin fragancias, sin maquillaje o pigmentos etc…, porque las formulaciones más complejas son las que incorporan más agentes sensibilizantes”.

- “Cosméticos de “origen natural”. Aquí englobamos a los productos que bajo la denominación de “natural” se asumen por principio que son buenos. Esta es una creencia que cada día se generaliza más y hace que los dermatólogos cada vez recibamos más casos de eccemas en nuestras consultas. Un ejemplo son los eccemas por preparaciones caseras con aloe vera y con otras sustancias vegetales, que aplicadas directamente sobre la piel pueden provocar importantes eccemas. Por descontado, desaconsejado por completo la creación casera de mascarillas y demás productos de aplicación sobre la piel creados por uno mismo con alimentos en casa”, explica.

Consejos de rutina para estas pieles

- “Utiliza guantes para todas las tareas domésticas y así evitarás el excesivo lavado de manos”.

- “Hidrata a diario la piel con cosméticos simples en sus formulaciones y que hayan sido testados dermatológicamente. Usar ropa de algodón, evitando el contacto directo con fibras sintéticas”.

- “Intenta llevar una vida “ordenada”: dormir un mínimo de 7 horas de forma regular, ponerles horario a las comidas, evitar en la medida de lo posible situaciones de estrés o estar prevenidos ante ellas para cuidar más nuestra piel en esos momentos”.

¿Qué hacer si aparecen eccemas?

“Si aparecen eccemas a pesar de los cuidados que recomendamos, lo primero es ponerse en manos de un dermatólogo. Para el tratamiento del eccema en sí los dermatólogos desaconsejamos la aplicación de crema hidratante (que incluso puede agravar el eccema). Para los eccemas la primera línea de tratamiento son los corticoides tópicos y como segunda línea los inmunomoduladores como tacrólimus o pimecrólimus tópicos (recetados siempre por un profesional)”.

Publicidad