No son necesarios

No son necesarios

¿Son peligrosos los suplementos nutricionales deportivos?

Ser "fitness" está de moda, o a menos en la concepción actual de este término, que implica: comer sano (o lo que se entiende por ello), hacer ejercicio físico planificado (ir al gimnasio o actividad deportiva en grupo o en solitario), y, cómo no, utilizar alguna "fórmula mágica" novedosa como suplemento deportivo o de herbolario.

Tomando una pastilla
Tomando una pastilla | iStock

Paloma Quintana (@NutricionconQ) | Madrid | 24/10/2018

Los adeptos a llevar a la práctica “esta moda” hacen buena prensa de sus avances, entrenamientos, su dieta, suplementos, sus trucos para mejorar, y como el ser humano siempre ha buscado a lo largo de la historia del deporte la forma de conseguir mejores resultados con menos esfuerzo, todo deportista, sea del nivel que sea, intenta encontrar esas sustancias, “fórmulas mágicas” que le ayuden en sus entrenamientos y a alcanzar objetivos, sean estéticos o competitivos. Aquí entra en juego el mundo de la suplementación deportiva, y es donde el marketing juega sus mejores cartas.

Pero, ¿es realmente necesaria la suplementación deportiva, o forma parte de ese “postureo fitness”? Quiero dejar claro que ningún suplemento es necesario para llevar un estilo de vida saludable ni cubrir los requerimientos de una persona sana que realice ejercicio físico moderado o intenso. En este último caso, y sobre todo si quieres mejorar tu rendimiento deportivo, lo ideal sería acudir a un Dietista-Nutricionista especializado en nutrición deportiva. Un deportista puede conseguir buenos resultados siguiendo las indicaciones de los especialistas en entrenamiento, nutrición, medicina y psicología deportiva, fisioterapia, entre otros.

Ahora bien, los suplementos deportivos nutricionales no son peligrosos, en muchos casos, facilitarán a los deportistas cubrir sus necesidades, ayudando a mejorar el rendimiento, condición física, recuperación y, en algunos casos, a conseguir que la dieta sea más llevadera: proteínas en polvo, cafeína, creatina, determinados minerales y vitaminas, pueden ser útiles.

Los suplementos se deben prescribir tras evaluar la imposibilidad de cubrir determinado nutriente de la forma habitual. Se debe aconsejar al deportista sobre el objetivo y el beneficio, como también acerca de la forma y el momento adecuado para su consumo.

El problema es que estos productos varían entre los que están respaldados por importantes investigaciones y programas de educación nutricional, hasta los que carecen de respaldo serio pero que son igualmente publicitados y consumidos por la población vulnerable.

Suplementos nutricionales deportivos | iStock

¿PODRÍAN SER PERJUDICIALES PARA LA SALUD?

La mayor parte de los ingredientes que componen los suplementos se encuentran naturalmente en la comida o en el organismo. La correcta suplementación alimentaria no ha mostrado efectos secundarios.

ALGUNOS INCONVENIENTES DE LA SUPLEMENTACIÓN DEPORTIVA

Expertos del Australian Institute of Sport evaluaron el uso de estos e identificaron inconvenientes como:

• Estrategias que realmente mejoran el rendimiento se pasan por alto, a favor del uso de suplementos. Por ejemplo: correcto descanso.

• Los deportistas se ven arrastrados hacia nuevos suplementos con promociones exageradas, descuidando otras conductas.

• El uso de suplementos no probados científicamente.

• Riesgo de padecer efectos adversos.

• Riesgo de resultados positivos inesperados en las pruebas antidopaje.

• Coste.

• Pérdida de las verdaderas prioridades del deporte.

Concluyo que no son necesarios, ni peligrosos en las dosis adecuadas y pautados por un profesional de la nutrición, y sí pueden ser de mucha ayuda incluidos siempre dentro de un plan dietético personalizado, al cual complementan, SOLO TRAS EVALUAR SI SE NECESITAN, CONSUMIR LOS ADECUADOS Y EN LAS DOSIS CORRECTAS.

No esperes milagros, si tu alimentación no es correcta, los beneficios de los suplementos son despreciables. El término “suplemento” significa justamente eso; nunca conseguirás con suplementos llenar el hueco de una mala alimentación o de la falta de entrenamiento. Estos dos aspectos, más el correcto descanso, representan casi el porcentaje total de tus resultados, pero con los suplementos adecuados puedes lograr algunos extras como cubrir pequeñas carencias originadas por nuestra vida actual.

Dicho de otra forma: si tu alimentación y entrenamiento no te están dando los resultados deseados, ningún suplemento te lo va a arreglar. Si tu dieta y entrenamiento están funcionando, la mejoría que aporten los suplementos va a ser marginal.

En individuos que buscan bienestar físico animo a prescindir de ellos salvo excepciones en los que su uso esté justificado por significar una merma de la salud no emplearlos. La alimentación adecuada y todo el entorno de buenos hábitos que engloban nuestra vida diaria, harán que el ejercicio sume salud sin necesidad de píldoras mágicas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.