Novalife » Salud

OCTUBRE: MES DE LOS CHEQUEOS EN PERROS

Revisión veterinaria: ¿Qué debo controlar a la vuelta del verano?

Como se ve en este artículo, ya sean enfermedades transmitidas por vectores como parasitosis primarias, es muy importante revisar a fondo a nuestro mejor amigo para asegurarnos que comenzamos el nuevo curso sin traernos de recuerdo del verano nada indeseable.

Revisión veterinaria

Envato Revisión veterinaria

Publicidad

Muchos aprovechamos la vuelta a la rutina para hacernos una revisión médica. En veterinaria es más importante si cabe.

Durante el verano, nuestras mascotas alteran su rutina, algunas viajan a otras zonas o se quedan en hoteles y residencias caninas.

Tanto si pasan una semana en la playa como 3 meses en la finca del pueblo, la dinámica de su día a día pasa de ser casa y paseos a tener contactos con otros animales y terrenos.

Perro en sala de espera
Perro en sala de espera | Envato

De vacaciones a la 'Resi'

Solo una semana en un hotel canino puede causarles estrés suficiente para que alguna enfermedad latente suya de la que no éramos conscientes, despierte y empiece a dar sintomatología.

El contacto con otros 50 animales, de diferentes zonas de la comunidad, por muy limpias que estén las instalaciones (o en ocasiones no tanto, por desgracia) es un foco de riesgo elevado y es muy importante por la salud de todos, tanto la de nuestro perro como la de toda la familia, descartar que se traiga de regalo algún parásito indeseado.

Conjuntivitis, toses y gusanos intestinales son los problemas más frecuentes que pueden contraer en esos centros por muy cuidados que estén ya que, al compartir determinadas instalaciones con otros compañeros caninos, en cualquier momento puede surgir un brote.

Perro de viaje
Perro de viaje | Envato

3 meses con los abuelos en el pueblo

Sin duda los perros son los que más disfrutan de esa estancia en el campo durante los meses de calor. El poder pasear con mayor libertad y corretear intentando alcanzar algún conejo les aporta estímulos y ejercicio que son del todo beneficiosos.

Sin embargo, la carga parasitaria tanto interna como externa es mucho mayor que en los núcleos más poblados y el riesgo de sufrir picaduras indeseables también suele ser más elevado.

No solo hay que pensar en garrapatas, pulgas o gusanos intestinales. Muchos perros vuelven de esas zonas con larvas en otras zonas de su cuerpo que a simple vista pueden parecer infecciones inofensivas como una conjuntivitis, y sin embargo ser la consecuencia de problemas mucho más complicados.

Sin duda, un chequeo un poco más a fondo es buena idea ya que muchas enfermedades transmitidas por parásitos no muestran síntomas externos hasta pasados meses y las complicaciones son más altas.

Perro alegre en la playa
Perro alegre en la playa | Envato

Con la familia a la playa

Las mascotas que tienen la suerte de poder pasar unos días en la playa están igualmente expuestas a enfermedades muy diferentes a las de su lugar de origen.

El exceso de humedad y las altas temperaturas hacen proliferar moquitos que inoculan pequeñas larvas que viajan por el sistema circulatorio del perro hasta su corazón y pulmón. Es muy importante proteger a nuestros canes de esta enfermedad y a la más mínima duda, revisar este mes con una simple analítica.

Otro problema de la humedad son las pulgas, con sus incómodos picores y las infecciones que pueden provocar.

Corgi de paseo
Corgi de paseo | Envato

Verano en la ciudad

Sin duda, en su hábitat habitual también tenemos mucho que chequear. Los mosquitos aquí transmiten leishmaniosis, una enfermedad muy grave para perros y personas. Diagnosticarla a tiempo, en los primeros estadíos, es la diferencia entre un tratamiento efectivo o paliativo.

Las garrapatas acompañan sin fallar en todos los meses cálidos y su picadura es la principal vía de contagio de enfermedades sanguíneas, infecciones y parásitos.

No hace falta una infestación de garrapatas para que tengamos un problema. Con una sola picadura de garrapata ya puede transmitirnos cualquier problema de salud, por lo que es importante informar al veterinario de si en algún momento ha tenido algún parásito este verano.

Como se ve en este artículo, ya sean enfermedades transmitidas por vectores como parasitosis primarias, es muy importante revisar a fondo a nuestro mejor amigo para asegurarnos que comenzamos el nuevo curso sin traernos de recuerdo del verano nada indeseable.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Abrigos para perros, ¿son realmente necesarios?

Publicidad