Hace unas semanas aparecía una alerta sanitaria: Sanidad ordenaba retirar nuevos lotes (o sea, anteriormente había habido más) de queso de leche cruda de vaca procedentes de Francia. La decisión se tomó al detectar presencia de “Listeria monocytogenes” y “Escherichia coli” en dichos productos.

Puede que tal vez no vieses la noticia o puede que sí. Y puede que tengas en tu nevera quesos de leche cruda, españoles o procedentes del país vecino o de cualquier otro. ¿Significa la anterior alerta sanitaria que no puedes consumirlos y deben ir a la basura? ¿Son adecuados para todos los miembros de la familia?

Hablamos con la experta en calidad y seguridad Gemma del Caño al respecto. “Este tipo de alertas tienen lugar con mucha frecuencia y no tiene por qué tener más trascendencia. Y para nada, si tienes quesos de leche cruda en la nevera, deben ir a la basura. Se supone que tienen que estar bien pero el riesgo aumenta al ser leche cruda”, aclara.

Los quesos elaborados con leche cruda están autorizados en maduraciones de más de 60 días, pero hay que tener precauciones con algunos. “Francia e Italia y algunas partes de Alemania se han venido arriba y han buscado un hueco en la normativa y dicen que los quesos con maduraciones inferiores se pueden comercializar si tienen suficientes medidas higiénicas. ¿Qué pasa? Que están aumentado mucho los casos por E.coli en esos países por este tipo de quesos pero no se pueden comparar todos los quesos con las mismas condiciones. Un queso elaborado a partir de leche cruda tipo Camembert, de pasta blanda, por ejemplo, tiene una maduración muy pequeña y tiene mucho agua y a la Listeria le gusta mucho el agua, y ese producto tendría mucho riesgo. En los quesos madurados de más de 60 días el riesgo es mucho menor, la cantidad de agua es muy pequeña, el pH cambia, y eso no le gusta a la bacteria que tiene mucho más difícil sobrevivir, etc. “, explica.

Queso | iStock

O sea, el queso de leche cruda, el que sea, se podría seguir consumiendo pero ojo, no es apto para todos: “Ni para embarazadas, ni para ancianos inmnodeprimidos. Nunca. Y tampoco para niños. Para estos grupos de riesgo el queso debiera ser siempre pasteurizado”, añade.

Entonces, ¿no es recomendable que los niños consuman este tipo de queso? “El consumo dependerá del niño pero yo no lo recomiendo hasta los 10 años”, dice.

En el caso de que te gusten este tipo de quesos (es verdad que su sabor es diferente de los que están hechos con leche pasteurizada), consúmelos siguiendo las precauciones anteriores y no deberías tener problemas, evitando, como hemos dicho, los grupos de población de riesgo. A los pequeños, siempre mejor, productos a base de leche pasteurizada: minimicemos riesgos.