Novalife » Salud

PANDEMIA Y VIAJES

¿Qué mascarilla necesitas si viajas en tren, metro, bus, avión...?

Aunque todavía queda, volver a casa por Navidad es uno de los deseos más escuchados estos días. Y, como buen deseo, nos genera inquietud ¿debería volver? ¿es lo más prudente? uno de los deseos más escuchados estos días.

Publicidad

Según están las cosas podemos encontrar diferentes opciones y opiniones: mejor esperar, nos hacemos pruebas antes… cada uno elegirá lo que considere dentro de la responsabilidad que se espera de cada uno de los ciudadanos. Uno de los miedos más presentes es “cómo volver”, ¿qué medidas son importantes a tener en cuenta para viajar con seguridad? ¿Qué mascarillas son las adecuadas? Si vamos a viajar en transporte público (esto es algo que no ocurre sólo por Navidad, sino por trabajo o necesidad) deberíamos tener en cuenta algunos factores, sobre todo ahora que la evidencia del contagio por aerosoles es un hecho.

Antes de subir a cualquier tipo de transporte deberíamos analizar las circunstancias especiales de cada uno y así poder adaptar medidas eficaces. Todos ellos son sitios críticos por tratarse de lugares cerrados, en los que vamos a estar bastante tiempo y con muchas personas diferentes. No olvidéis que el riesgo cero no existe, tampoco con mascarillas FFP. Vamos allá:

METRO Y AUTOBÚS

Dependiendo del horario puede tratarse de uno de los medios de transporte donde más aglomeración de gente nos podemos encontrar. Es un sitio cerrado con ventilación mecánica en el que los intercambios de personas son relativamente rápidos. Las puertas se abren, sí, pero no el tiempo suficiente como para que se pueda decir que hay una correcta renovación de aire. No podremos cumplir la distancia de seguridad y, tendremos que agarrarnos a los medios de sujeción que hay. ¿Necesitamos llevar guantes? En principio no, parece que el contagio por contacto con fómites (objetos contaminados) no es sencillo. Eso no quita para que sea imprescindible lavar las manos o usar gel hidroalcohólico antes y después de salir. Y, por supuesto, no olvidar no tocarnos la cara si no hemos lavado las manos antes.

En cuanto al tipo de mascarilla: si todo el mundo llevara una mascarilla quirúrgica bien colocada, dentro de su tiempo de uso y homologada, el riesgo sería menor. Una de las últimas recomendaciones es no hablar en este tipo de transporte para no favorecer la presencia de aerosoles. Será importante no colocarse justo detrás de una persona ya que, en caso de que queden huecos en la mascarilla, será hacia atrás hacia donde salga el aire sin filtrar.

Viajes | iStock

Obviamente poder utilizarlo en momentos en los que no hay aglomeración de gente, dejar un sitio entre una persona y otra o mantener la distancia de seguridad es una quimera.

TREN, AUTOCAR Y AVIÓN

En estos medios de transporte también nos encontramos con una ventilación mecánica y, por supuesto, el uso de la mascarilla es también obligatorio. En ambos medios el asiento en asignado así que será importante que, si viajamos acompañados, hagamos una elección voluntaria para estar al lado de nuestros acompañantes. No se debería quitar la mascarilla durante todo el viaje, pero sí nos hemos encontrado con situaciones en las que se permite quitar para beber o comer, hecho que aprovechan algunos para llevarla quitada durante mucho tiempo (no seas tú el que lo haga, por favor).

Si el trayecto va a ser largo es posible que la gente vaya hablando, comiendo o se quite en algún momento la mascarilla. Sin ninguna duda, estos medios de transporte están haciendo un esfuerzo importante en cuanto a la ventilación, pero si no podemos asegurar que quien está cerca de nosotros, utilice correctamente la mascarilla, quizá sí sería momento de utilizar FFP, si es posible. En otro caso, una mascarilla quirúrgica también protege de fuera a dentro (aunque un poco menos que las anteriores). Ojo, no uséis las mascarillas FFP por encima de las horas de uso o podrían perder su capacidad de filtración.

COCHE O TAXI

Si vamos a compartir coche con no convivientes en un espacio cerrado tan pequeño, también deberemos tomar medidas, aunque aquí es más sencillo. Podemos bajar un poco las ventanillas de forma cruzada para mantener la ventilación natural. Todos deberán llevar mascarilla bien colocada intentando no hablar demasiado si hay gente en los asientos de atrás por el mismo motivo que contamos antes, si quedan huecos en la mascarilla, será hacia atrás hacia donde vaya el aire sin filtrar.

Siempre deberemos estrenar mascarilla al inicio del viaje para garantizar que está en las condiciones óptimas.

Si esperabais unas recomendaciones que eviten al 100% el contagio, no es el caso, no nos cansaremos de repetir que el riesgo cero no existe. Ninguna mascarilla, aunque sea la mejor y más cara del mundo, utilizada incorrectamente (fuera de horas de uso, mal colocada, reutilizada) va a evitar un contagio. Ni siquiera utilizada correctamente hará que podamos olvidarnos del resto de las medidas porque esto es una carrera de fondo en la que tendremos que utilizar todas las armas a nuestra disposición para evitar el contagio.

Una de ellas y quizá la más importante será salir lo imprescindible. Quizá este año no sea el indicado para copiar al anuncio del “El Almendro” y aprovechar toda la tecnología a nuestro alcance para acercar a quien está lejos.

Ojalá se puedan cumplir todos vuestros deseos… pronto

Publicidad