Novalife » Salud

USO RESPONSABLE

Qué no debes hacer con la mascarilla

Llevamos meses con ella, pero aún así las cosas, muchas personas las siguen utilizando mal o simplemente, cometen errores al ponérsela, quitársela y manipularla.

Publicidad

Es el complemento del año, no nos queda otra: es un elemento básico de protección frente al coronavirus pero no todo el mundo la usa adecuadamente. O se la pone o se la quita como debiera. O la coloca como debiera una vez retirada. Así que se hace necesaria esta guía básica para decirte lo que NO debes hacer con la mascarilla.

- Saltarte la distancia de seguridad porque llevas la mascarilla puesta. Seguro que lo has oído alguna vez: no necesito estar a más de un metro porque total, llevo la mascarilla puesta. No, la mascarilla es un elemento de protección más, básico, que complementa la distancia de seguridad. Se complementan, no son sustitutivas.

- Ponértela con la nariz fuera: no, la mascarilla ha de cubrir boca y nariz.

- Ponértela para proteger la mandíbula o el codo: sobran los comentarios….

- Cuando te la tengas que quitar, dejarla en la barbilla. Muy mal, porque todas las bacterias y suciedades que estén en tu cuello pasarán después a la mascarilla, en concreto, a la zona que te cubre la boca. Mejor, cuando la tengas que retirar, hacerlo por las gomas (siempre), y depositarla en un sobre o bolsita en la que no habrá nada más. Deja una de las gomas fuera para que la puedas a volver a coger cómodamente y sin liarla.

- Otra cosa que hacemos mal cuando nos la quitamos es dejarla apoyada en la mesa (cogerá toda la mierda que haya en la misma) o en cualquier otro sitio. Insistimos: en un sobre (algunos establecimientos ya los regalan) o en una bolsita para ella.

- Otra cosa que hacemos mal: retirarla tocando la tela. Se retira de las gomas, sin tocar la mascarilla.

- Por supuesto, tampoco la vamos tocando, ni la subimos ni la bajamos porque nos pique la nariz o porque vayamos a hablar por teléfono. Sí, si tienes que llamar por el móvil se te oirá perfectamente. Es más, es más adecuado, porque contaminarás menos el móvil, que pongas el altavoz y hables de esta forma a pegártelo a la oreja.

- Otro aspecto importante: quitarla o ponerla con las manos sucias. Lo sabemos, estás en la calle y quizás no tengas agua y jabón. La solución está en el gel hidroalcohólico.

- Retirarla si vas a toser o estornudar: en fin, qué decir de esta actitud….

- Otra cosa que hacemos mal: reutilizarla hasta que ya no se le vea el color. Hay múltiples tipos de mascarilla y cada una tiene unas particularidades. Unas se pueden usar un número determinado de horas, otras se pueden lavar de determinada forma y un número concreto de lavados (las de tela), etc. Fíjate bien cuando la compras y no pretendas darle más usos que los establecidos por el fabricante. No lo olvides, hablamos de tu salud y de la de los demás. No merece la pena jugársela por tan poco.

Publicidad