No es de extrañar que un nuevo virus genere muchos interrogantes, eso es lógico. Y que otros muchos factores, como pensar que no va con nosotros, que se han dado en muchísimos países, haya provocado que primero se diga que no son necesarias mascarillas, después que sí, pero vale.. hasta hoy, que ya son obligatorias si vas en transporte público.

Las mascarillas requieren de un capítulo aparte en esta crisis del coronavirus: las hay de diferentes tipos, que ofrecen diferentes grados de protección… Casi nos hemos convertido en expertos en la materia y sabemos distinguir una quirúrgica de una FFP2 así a primera vista, ¿quién nos lo iba a decir hace unos meses, verdad?

La escasez de mascarillas y sus precios (las quirúrgicas han sido las únicas cuyo precio ha sido intervenido) hacen que muchas personas se planteen si pueden reutilizarlas. Y en este apartado has podido leer de todo, de hecho, según la farmacia donde la compres (vista la picaresca, ya lo contábamos aquí, te aconsejamos que las adquieras solo a proveedores de confianza) te pueden incluso aconsejar algún método de desinfección. Nosotros hemos acudido a un médico para que nos resuelva la pregunta. Ojo, las quirúrgicas, las más económicas, no se pueden esterilizar, son de un único uso: tras utilizarlas, a la papelera.

El resto, vamos con ello: son muchos los usuarios de redes que están diciendo que se pueden desinfectar de tal o cual manera, en el horno, con agua y disolución de lejía, en la lavadora…. ¿Es cierto?: Si la mascarilla viene con las siglas NR, parece claro que no: no son reutilizables. Si aún así, por escasez, economía o la razón que sea, decides desinfectarla en casa, que sepas que no hay evidencias científicas al respecto.

Mascarillas | iStock

“Lo primero que hay que decir, según las fuentes de información consultadas, es que las mascarillas FFP2/3 y KN95 están concebidas como material "no reutilizable". Y que, tras el proceso de descontaminación o re-esterilización, se deberían tener en cuenta que las mascarillas mantienen las propiedades de ajuste y capacidad de filtrado, ya que si está dañada o el respirador no encaja, no ayudará a reducir la exposición a partículas en el aire; muy importante que las mascarillas que se vayan a descontaminar no estén degradadas o rotas y que estén limpias para disminuir la carga bacteriana”, explica la Dra. Mariuxi Burgos Merchán, experta en Medicina Familiar del mismo centro Mi tres Torres y miembro de Top Doctors.:

¿Se pueden esterilizar este tipo de mascarillas en el horno de casa?

“Según documentos consultados, la re-esterilización mediante calor seco en horno de convección, calentando a 70 grados centígrados durante 30 minutos, es el método que tuvo el menor efecto en dañar el mecanismo de filtración. Dicho efecto de filtración pudo mantenerse por encima del 95%”, explica. O sea, que de los métodos de los que te puedan hablar, este sería el menos malo.

¿Lavarlas?

“No es posible lavar las mascarillas ya que al mojarlas, el material filtrante de polipropileno pierde la capa hidrófuga”, aclara. Hay otros métodos caseros, como utilizar vapor y al igual que sucedería con el horno, habría que comprobar que no se han estropeado las gomas ni el ajuste después del método.

En resumen: las quirúrgicas, de un solo uso. Las demás, si las quieres desinfectar, debes saber que no hay evidencia científica al respecto. Si quieres conservar más tiempo tu mascarilla FFP2 o KN95, siempre considerando que las utilices poco rato y solo para salidas puntuales, quizás lo más aconsejable es que la metas en una bolsa cuando llegues a casa en espera de su siguiente uso. Y todo hecho con cabeza: no te la vuelvas a colocar agarrándola del tejido sino de las tiras y dale un número concreto de usos, es decir, que no la sigas usando en septiembre.

Esto es casi lo más conveniente, en nuestra opinión, y mejor deja el horno para los guisos y los baños de vapor para abrir los poros del cutis.