Sabemos que es importante lavar los alimentos antes de comérnoslos o cocinarlos, para prevenir posibles intoxicaciones alimentarias. Pero hay ciertos productos que solemos utilizar en nuestro día a día y que no sabías que no debemos lavar. Aunque parezca contradictorio, la Organización de Consumidores y Usuarios recomienda no lavar ciertos alimentos. En el vídeo te indicamos cuáles son, y que seguro siempre lo haces.

A pesar de esto, sí hay alimentos que hay que lavar antes de cocinar y comer, como por ejemplo los pescados con vísceras, para eliminar los restos de tripas; las patatas peladas y cortadas, pues de esta manera se eliminan algunos de los azúcares y disminuye la formación de acrilamida, que es una sustancia química que generan de manera natural alimentos con almidón cuando se cuecen a altas temperaturas. Por eso, sobre todo al freírlas, es importante lavar bien las patatas. También hay que lavar el arroz para disminuir el exceso de almidón y soltar el grano. Y se recomienda poner en remojo las legumbres para eliminar los componentes que provocan gases y para mejorar su cocción.

En el medio ambiente puede haber microorganismos patógenos y elementos químicos que pueden llegar a contaminar las frutas y verduras. Por eso es muy importante lavarlas y desinfectarlas antes de que vayamos a pelarlas, cortarlas, cocinarlas o comerlas crudas, para que no se contaminen y así evitar enfermedades que podríamos contraer.

Los alimentos pueden estar infectados por motivos diversos, como el uso de abonos que puedan contener heces de animales contaminados; el agua de riego, que al estar en contacto con otras plantas puede transportar los microorganismos a los vegetales; o los múltiples pesticidas que se utilizan en los cultivos para eliminar las plagas.

En cambio, los alimentos que te mostramos en el vídeo no deben ser lavados debido a que los riesgos que puedan suponer para nuestra salud no se evitan con el agua.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El sencillo truco para pelar ajos sin tener que tocarlos con las manos

El truco del aluminio para tener los cuchillos siempre afilados

El truco definitivo para saber elegir una sandía en el supermercado