En más de una ocasión hemos abordado la cuestión de la copa menstrual: no solo sus beneficios sino los problemas que podía generar su uso (desde que te costase introducirla y sobre todo, sacarla; a la incomodidad de llevarla puesta; al espectáculo sangriento, tipo La Matanza de Texas, que puedes formar cuando la tienes que cambiar (no digamos ya si no es en el baño de tu casa), en definitiva, de esas y otras cuitas hablamos aquí

Pero lo de la amputación de los dedos por un shock tóxico a una usuaria pasa a otro nivel, porque ya no estamos hablando de incomodidades sino de la salud. Esta usuaria reconocía que las normas sobre su uso no estaban claras: unos fabricantes aconsejaban mantenerla 4 horas, otros, 6, otros 8… en definitiva, no existe unanimidad al respecto.

¿Es segura la copa menstrual? De acuerdo con una investigación realizada por el departamento de Ciencias Clínicas de Liverpool School of Tropical Medicine, en Reino Unido, sí lo son. El estudio ha sido dirigido por la doctora Anna Maria van Eijk y apoyado por otros investigadores del Instituto de Investigación Médica de Kenia, del Instituto Tata de Ciencias Sociales de Mumbai, en India y la University College London, en Reino Unido, y ha sido publicado por The Lancet.

Este es, al parecer, el primer estudio que se hace sobre la materia aunque hay pocos datos sobre el uso de las copas: se desconoce el número de usuarias de copas menstruales (no sucede así con otros productos como los tampones o las compresas), por lo que no se pueden hacer comparaciones de riesgo de síndrome de shock tóxico entre las copas, los tampones o el diafragma. En su estudio, los investigadores identificaron cinco mujeres que informaron de dolor severo o heridas vaginales, seis informes de alergias, nueve de problemas del tracto urinario y cinco síndrome de shock tóxico (aunque no se puede asegurar que fuese debido al uso de la copa).

Copa menstrual | iStock

“El síndrome del shock tóxico es un cuadro grave producido por las toxinas que liberan las bacterias: estafilococo aureus o el estreptococo pyogenes”, comenta la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri. Y añade: “Se ha descrito síndrome de shock tóxico en mujeres que usan tampones como en mujeres que usan la copa menstrual. Es extremadamente infrecuente. La explicación del SST secundario al uso de tampones y copas es porque la sangre menstrual acumulada favorece el sobrecrecimiento de estas bacterias, y luego a través de la mucosa vaginal dichas bacterias pueden pasar al torrente circulatorio y liberar estas toxinas responsables de este cuadro que puede dar de fallo de órganos y que puede llevar a la muerte”.

Volviendo a la seguridad de la copa, aunque es un método seguro, se necesitan estudios más amplios sobre sus efectos sobre la salud para extraer conclusiones más rigurosas. ¿Qué hay con lo de los tiempos de uso? Es cierto que la copa recoge mayor cantidad de flujo que la que absorben las compresas y los tampones y por eso indican que puedes tenerla puesta hasta un máximo de 12 horas. Pero una cosa que parece evidente es que la higiene con la copa debe ser escrupulosa: hablamos de un receptáculo que introduces en tu cuerpo y que manejas con tus dedos (con los tampones no sucede, por ejemplo). “A día de hoy se recomienda cambiar frecuentemente los tampones y mantener una correcta higiene de la copa para evitar este riesgo de sobrecrecimiento de las bacterias que mencionábamos anteriormente en esa sangre menstrual acumulada”, finaliza la experta.