Hay distintos factores que influyen

Hay distintos factores que influyen

Esto está haciendo que tu olor vaginal sea más fuerte

A veces nos da por ponernos paranoicas: reconócelo, por ejemplo, cuando te viene la regla te da la impresión de que todo el mundo a tu alrededor puede olerlo. Lo mismo cuando te empiezan a salir los pelillos de las piernas: tienes cuatro pero vas en el metro y crees que todo el mundo se ha dado cuenta de su presencia. Y no, ni lo uno ni lo otro, ni tus vecinos tiene por qué saber cuándo tienes la regla ni tampoco se han percatado de que tienes pelusilla en las piernas.

Mujer tapándose nariz
Mujer tapándose nariz | iStock

Lucía Martín (@Luciamartin) | Madrid | 27/07/2018

Y lo mismo pasa con el olor vaginal: puede ser que en determinadas ocasiones, te notes un cambio y no solo en la consistencia sino en el olor. Y que te parezca más fuerte (pero eso no quiere decir que sea perceptible para los demás, ojo).

¿Qué puede estar modificando ese flujo y por extensión, su olor? Pues muchísimas cosas pero antes hay que aclarar algo muy importante: el flujo vaginal tiene olor, que no es ni bueno ni malo (y que deberíamos aceptar como normal y no como algo negativo, que es una mochila que arrastramos desde hace tiempo). “El flujo es diferente de mujer a mujer incluso en la misma mujer también cambia dependiendo de la situación hormonal, momento del ciclo, sus hábitos higiénicos-dietéticos, el sudor, las relaciones sexuales... Cada mujer tiene su flora bacteriana vaginal, cuyo equilibrio actúa como barrera defensiva frente a infecciones, pero este equilibrio puede romperse y generar vaginosis bacteriana u otras infecciones. En el caso concreto de la vaginosis bacteriana una de sus características es el olor desagradable, en palabras de los propios libros de texto, se trata de un intenso “olor a pescado podrido”, explica la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri.

O sea, que sin saberlo, hay determinados aspectos que pueden estar modificando el olor de ese flujo, como que hayas cambiado un producto de cosmética que haya alterado el ph de tu vagina; lo que comes (hay determinados alimentos que tienen una influencia directa en los fluidos íntimos, como por ejemplo, el ajo), etc.

Problema en genitales | iStock

Para evitar estos desequilibrios en la flora vaginal, es preciso aparte de evitar malos hábitos (prendas que no transpiran, exceso de lavados, uso de químicos en la vagina,...) una correcta alimentación, ya que la flora intestinal está muy relacionada con la flora vaginal. “De hecho los lactobacilos de la vagina que mantienen el equilibrio de la flora provienen de la migración desde el intestino, por eso una inadecuada alimentación con exceso de procesados y azúcares refinados, el abuso de antibióticos, el estrés... pueden desequilibrar la flora intestinal y con ello la flora vaginal, favoreciendo infecciones vaginales como la vaginosis, la candidiasis vaginal...”, explica la ginecóloga.

Así que ten cuidado no solo con los productos que escoges para tu higiene íntima, sino también con tu alimentación e incluso con las prendas que vistes, porque todo esto puede estar afectando a la salud de tus genitales y provocar esos cambios de olor que tanto llaman tu atención y que repetimos, no tienen por qué significar que vaya algo mal..

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.