Y algunos de los gestos que podemos hacer son muy sencillos. Como llevar las uñas cortas durante la pandemia.

¿Fácil, verdad? Mucho. Y es que si durante años las manicuras cortas cortísimas eran una tendencia, hoy son más que recomendables para nuestra salud. ¿El motivo? Cuántos menos espacio dejes para la suciedad, mejor que mejor. Cuanto menos lugares donde posarse el virus tengas, mejor que mejor. Cuanto más evites cualquier daño, herida, lesión… mejor.

Es por eso que al salir a la calle se recomienda ir con el pelo recogido. Así, si hay aire, no lo tendrás de la cara, evitando tocarte. O evitarás que haya una mayor superficie de contacto con cualquier tipo de partículas. Una medida sencilla de higiene que nos protege.

Cinco motivos para llevar las uñas cortas

En el caso de las uñas hablamos también de seguridad. Llevarlas cortas evita, para empezar, que si usas guantes, éstos puedan romperse con mayor facilidad, con la grieta que harías en el plástico y la entrada de bacterias de manera directa. No vas a usar doble guante, con el gasto extra de un producto que escasea y de desperdicio de plástico.

Con las uñas cortas, evitas que éstas te puedan dañar. Si las llevas largas y se rompen, puede no ser más que un mini corte que se soluciona con una lima, pero a veces hay sangre, heridas, se puede infectar… Así que unas uñas cortas evitan también males mayores.

Manicura | iStock

Con las uñas cortas facilitas el lavado de manos. Dado que si usas jabón para lavarte las manos durante 30 segundos, que es lo recomendable por los organismos internacionales de salud, estás protegiéndote, si llevas las uñas largas se pueden quedar trocitos, o tener que usar un cepillo especial para limpiar bien cualquier resquicio y estarás generando otro lugar a desinfectar, y es probable también que salpiques en el cuarto de baño, con lo que tendrás que limpiar más exhaustivamente después. Así que unas uñas cortas facilitan no limpiar de más, y una correcta higiene de manos.

Con las uñas cortas se trabaja mejor en el ordenador, y dado que ahora gran parte de la población está teletrabajando, ser eficaz y no romper nada del ordenador será clave. No es momento de buscar un técnico de urgencia y que nos sigan dando micro infartos con el trabajo. No. Uñas cortas, teclas protegidas.

Desde la clínica del Clínica del Doctor Moisés Martín nos aconsejan además como medidas de protección, la hidratación de manos, evitando con las uñas cortas que se quede producto que desperdiciamos y ensucia. Pero no solo eso. Unas uñas frágiles, que se rompen, que se quiebran, son reflejo de que algo en nuestro organismo está fallando, ya sea falta de vitaminas, de minerales… debemos mirar nuestra alimentación y suplementar si fuera necesario.

“Aunque en estas circunstancias de pandemia pueda parecer algo irrelevante, es importante cuidarlas, ya que la sistemática exposición a geles desinfectantes y el continuo y minucioso lavado están produciendo descamaciones, alergias y deshidratación continuada. El agua caliente, que se presume más eficaz contra el virus, favorece, asimismo, la sequedad y la irritación. También, importante, el talco que lleva la goma de los guantes puede producir algunos síntomas dermatológicos. Muy necesario estos días, secarlas bien, muy bien. La humedad es uno de los factores más negativos para las manos. Contra las grietas y la tirantez, la glicerina es una buena solución porque retiene más agua”, añade.

Y es que las uñas también necesitan hidratación, otro factor a tener en cuenta para llevarlas cortas.