Puede ser motivo de consulta al médico

Puede ser motivo de consulta al médico

¿Te duele el trasero durante la regla? No temas, es más común de lo que piensas

Cuando se habla del dolor menstrual o dismenorrea es habitual hablar del dolor de ovarios, de riñones, de calambres vaginales y de dolor de cabeza, pero, ¿es habitual también hablar de dolor en el trasero?

Dolor menstrual
Dolor menstrual | iStock

Silvia C. Carpallo (@SilviaCCarpallo) | Madrid | 27/09/2018

La sexóloga https://qoolife.com/s/myriam-ribes-ginesexologia explica que este tipo de sintomatología “no es muy frecuente, pero tampoco es raro”. Además incide en el hecho de que “probablemente está infravalorado, porque muchas no lo consultan y lo consideran incluido en el dolor menstrual”.

Sin embargo, se trata de un síntoma que comentar en la consulta de ginecología, ya que este dolor puede deberse a diferentes cuestiones. Una de las más probables tiene que ver con que no todas las mujeres tienen la misma inclinación en su útero. Así, si bien la mayoría tienen una inclinación hacia delante, y por ello el dolor menstrual se concentra en el abdomen, es menos común, pero también habitual, que haya mujeres cuyo útero se inclina de forma inversa. Como explica la ginecóloga, “El útero inclinado hacia atrás o en retroversión, puede comprimir plexos nerviosos de la zona, y también el intestino”. De esta forma, el dolor se concentraría más en la zona de la espalda, incluido el trasero.

Aunque este no es el único motivo por el que puede presentarse cierto dolor en el culo durante esos días. Otra posibilidad, como señala Ribes, es que tenga que ver con la tensión muscular. Tal y como relata Elizabeth Kavaler, MD, profesora asistente clínica de urología en Weil Cornell Medical College a la revista SELF, “Los calambres, la hinchazón uterina y la hinchazón pueden ejercer presión sobre los músculos de los glúteos. Cuando se genera suficiente tensión, los músculos pueden sufrir un espasmo, causando dolor en la parte inferior de la espalda, la pelvis y el trasero. Esto también podría hacer sentir ganas de orinar”.

Menstruación | iStock

Por su parte, Ribes añade que este dolor también puede darse no sólo en la zona muscular, sino también en el propio ano, “precisamente por esta misma tensión muscular y neuralgia”, aunque también agrega que es más común que ocurra debido a “las alteraciones intestinales que se relacionan con este momento del ciclo”.

Qué hacer al respecto

En cuanto qué se puede hacer ante estas molestias, lo primero es consultar al especialista de ginecología o a nuestro fisioterapeuta de suelo pélvico para ver cuál puede ser la causa. De hecho, en ocasiones este tipo de dolor también puede relacionarse con un caso de endometriosis, que habría que descartar.

En concreto, desde EsEndo explican que “la sintomatología de la endometriosis puede llegar a ser muy amplia, tanto en la variedad de los signos que presenta, como en la intensidad de los mismos. Suele depender mucho de la localización de las lesiones que provoca la enfermedad, pero esta patología sigue siendo totalmente imprevisible. Mientras algunas mujeres experimentan un aumento progresivo de sus molestias, y otras dejan de padecerlas sin someterse a tratamientos”. Así, entre los posibles síntomas de la endometriosis también figura “el dolor intenso a lo largo del tracto digestivo”, además de “dolor en la parte baja de la espalda y los miembros inferiores”.

De descartar esta opción, y plantear que se trate de una alteración intestinal, la ginecóloga recomienda poner en práctica “todo lo que nos ayude al bienestar de la función intestinal, sobre todo dirigido a la mejora de la flora de la misma puede ayudarnos”, y es que como recuerda la experta “hay una gran relación entre la microbiota y el ciclo menstrual”.

En este sentido, se ha de tener en cuenta la ingesta de vegetales como alcachofas, puerros o espárragos, y alimentos ricos en fibra como legumbres, frutos secos o cereales integrales. Igualmente, tener en cuenta ciertos remedios caseros, como recurrir a “técnicas de relajación o intentar calmar la sensación con calor local”. En casos más resistentes la ginecóloga concluye que “habrá que recurrir a analgésicos y tratamientos hormonales para aliviar las molestias”.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.