Novalife » Salud

INDUSTRIA COSMÉTICA Y SALUD

¿Crees que tienes retención de líquidos? Tal vez sea otra cosa

La industria cosmética y la medicina estética están saturadas de tratamientos de todo tipo para combatir la retención de líquidos, un supuesto problema, que en realidad no lo es en absoluto.

¿Crees que tienes retención de líquidos? Tal vez sea otra cosa

iStock ¿Crees que tienes retención de líquidos? Tal vez sea otra cosa

Publicidad

¿Quién no se ha quejado en alguna ocasión, o escuchado a alguna de sus amigas y conocidas, sobre la retención de líquidos? Es, en apariencia, un mal común que afecta a muchísimas mujeres y que se soluciona, además de hidratándonos correctamente, aplicando determinados tratamientos. Esa retención de líquidos que supuestamente es la causante de síntomas como la hinchazón y las oscilaciones de peso, es, en realidad, algo tan natural como respirar. Lo explica la doctora y nutricionista Núria Monfulleda, del centro Loveyourself, en Barcelona: "Las mujeres tendemos a retener líquidos por cuestiones hormonales y es algo totalmente natural. Sobre todo cuando hace calor se produce una vasodilatación de las venas que provoca que se nos hinchen los pies y otras partes del cuerpo". La experta recuerda que el agua es el principal componente del cuerpo humano, alrededor de un 70%, y que, por tanto, no debemos preocuparnos por la retención de líquidos salvo en casos puntuales, en los que sí puede producirse dolor, problemas circulatorios y otro tipo de molestias.

En la mayoría de casos, el hecho de presionar ligeramente la piel y que aparezca un edema, cosa que en muchísimos centros de estética es señal inequívoca de que necesitamos una liposucción urgente, significa que "la piel está correctamente hidratada, puesto que tener un nivel medio-alto de agua en el organismo es positivo", explica, por su parte, la nutricionista Paloma Quintana, quien recuerda que, tras varios años pasando consulta, "Salvo en un caso concreto de una paciente con una patología, nadie ha presentado un problema de retención de líquidos como tal”.

Son muchas las mujeres, sin embargo, que se preocupan cuando se les hinchan las piernas a causa del calor, o cuando sienten el abdomen o manos más hinchados, sobre todo en verano, y tratan de atajar el cuadro mediante tratamientos de toda índole: desde presoterapia a liposucción, infiltraciones, dietas drenantes, cremas, cápsulas, suplementos, masajes, etc. Para Monfulleda, el hecho de que la industria cosmética haya puesto el foco en la retención de líquidos no es más que otro síntoma de un problema grave: "Las mujeres vivimos con mucha presión, constantemente bombardeadas por mensajes que nos bajan la autoestima", explica.

Bebiendo agua
Bebiendo agua | iStock

Esto no significa, sin embargo, que no haya personas, tanto hombres como mujeres, que puedan retener más cantidad de líquidos que otras a causa de factores como una mala alimentación o una hidratación incorrecta. "Hay quien consume gran cantidad de alimentos con efecto tampón, que pueden absorber el agua que bebemos y retenerla en el cuerpo, como pueden ser las harinas refinadas presentes en numerosos productos de consumo habitual", explica la experta. En este sentido, Monfulleda recomienda seguir una dieta variada y equilibrada, rica en frutas, verduras y hortalizas, con granos integrales, legumbres, carnes y pescados de calidad, frutos secos y el aceite de oliva virgen extra como grasa de elección.

Existen diferentes causas por las que se pueden retener líquidos de forma puntual, como es el caso de la menstruación, y las molestias se pueden aliviar, entre otras cosas, siendo especialmente rigurosas con nuestra dieta en estos días del mes. En el caso de las altas temperaturas, aplicar agua fría en las piernas, hacer ejercicio aeróbico o colocarnos con las piernas hacia arriba si nos molestan son gestos que pueden aliviar notablemente los síntomas, que normalmente remiten por sí solos.

En cuanto a la retención de líquidos que Monfulleda llama "de origen hormonal", que da lugar a la piel de naranja o la celulitis, no solo no se puede hacer nada para evitarla, sino que es común a gran parte de mujeres, perfectamente natural y, por tanto, no tiene ningún sentido gastar dinerales en tratamientos para combatirla. "La cosmética nos insta a eliminar la retención de líquidos gastando dinero sin control, con el engaño de que vamos a estar más delgadas, cuando no tenemos manera fiable de contrastar esa mejora", explica la doctora.

Así pues, "Tanto la presoterapia como otros tratamientos para acabar con la retención de líquidos lo único que hacen es eliminar líquidos que se encuentran de forma natural en nuestro cuerpo, que tienen que estar ahí, y que volveremos a retener nuevamente en cuanto el tratamiento deje de hacer su efecto". Para la doctora, el objetivo es evidente: "Que entremos en una espiral en que volvamos a retener ese líquido en cuanto pase el efecto del tratamiento, de manera que volvamos a necesitarlo y así hasta el infinito", concluye.

Publicidad