Novalife » Salud

COMIDAS DE NAVIDAD

Coronavirus: ¿puedes contagiarte por los alimentos?

Todos los años repetimos una y otra vez la importancia de ser previsor en las compras de alimentos para Navidad y este año no iba a ser diferente. Pero es que este año es diferente, muy diferente.

Publicidad

Las recomendaciones son claras, tenemos que restringir nuestros contactos en estas fiestas. ¿Eso va a impedir que preparemos una cena con nuestros contactos más íntimos? No debería, ¿verdad? Si no podemos estar de forma presencial (nos va a tocar explorar las versiones “on line”), sí podemos seguir manteniendo nuestras tradiciones con las comidas y cenas.

¿Tenemos que tener alguna precaución extra con nuestros alimentos? Sí y no. Debemos mantener las precauciones ya bien conocidas a la hora de ir al supermercado:

- Intentar ir cuando haya menos aforo.

- Mascarilla.

- Gel hidroalcohólico antes de entrar y al salir.

- No retroceder en los pasillos para evitar choques con gente.

- No tocar todos los envases hasta elegir el que preferimos (ciertamente parece que el contagio por objetos o superficies es muy bajo, pero que eso no impida ser prudentes).

Y aquí va el consejo que tiene múltiples ventajas: hacer una lista de la compra. Eso va a permitir ahorrar tiempo de permanencia en un sitio cerrado, va a permitir ahorrar dinero y disminuir el desperdicio alimentario. Todo ventajas, no lo podéis negar.

Mesa de Navidad | iStock

Si vamos a hacer una lista de la compra y además, con previsión, es probable que tengamos que decantarnos por productos ultracongelados. Como ya hemos contado muchas veces, son una opción igual de correcta que los frescos nutricionalmente hablando y perfectamente segura.

Eso sí, mucho se ha leído sobre “coronavirus SARS-CoV2 detectado en envases de alimentos ultracongelados en tal o cual mercado”. ¿Tenemos motivos para preocuparnos por si nuestros alimentos tienen coronavirus?

A día de hoy (y se ha mirado mucho), no hay ninguna notificación de las Autoridades Europeas de Seguridad Alimentaria sobre contagios a través de alimentos.

¿Qué ocurre entonces en estos mercados?

Que se detecte presencia del virus no significa que pueda contagiar, sólo se analiza si ha estado ahí. Y ha podido estar en las manos de quien ha transportado, o en el ambiente…

La técnica de conservación de congelar alimentos no es un método de esterilización, así que no elimina microorganismos, sólo los “retiene”. Por eso es importante que se regenere correctamente y se cocine después (esto es importante para otros patógenos como E.coli o Salmonella).

El caso del coronavirus es un poco diferente, si no consigue encontrar en un tiempo determinado un ser vivo en el que pueda introducirse en sus células para hacer más copias, “muere”. Es decir, pierde la capacidad de infección. Dependiendo del material tardará más o menos, pero es altamente improbable que los productos que tenemos en el supermercado tengan virus “activos” esperando en nuestros envases. Ni congelados ni sin congelar. Esto no os libra de lavar a conciencia frutas y verduras y de cocinar correctamente el resto. Donde sí permanecen más tiempo es en forma de aerosol. Es por esto que remarcamos que en lo que debemos prestar más atención es en la permanencia en sitios cerrados.

Salvo algún virus concreto como el de la hepatitis A o el norovirus, los virus no se reproducen en alimentos, este tampoco. Así que, aunque hayan detectado presencia en la superficie del alimento (que lavaremos o cocinaremos antes de comer), el virus no se va a reproducir en un alimento. Este virus, porque otras bacterias sí lo hacen y cuidado con ellas porque no dan pistas estropeando el alimento, como la Listeria.

¿Podemos contagiarnos por los alimentos?

Todo indica que no. El SARS-CoV 2 es un virus respiratorio y no digestivo. Tenemos que seguir teniendo cuidado con las superficies, nuestro lavado de manos y todas las buenas prácticas de manipulación para garantizar la seguridad de los alimentos, pero por el resto de patógenos, no por este en concreto.

¿Nos quedamos tranquilos entonces? Sí y no.

Sí nos quedamos tranquilos porque no vamos a contagiarnos por “comer” coronavirus, pero la boca está muy cerca de la nariz o el contacto del cubierto con nuestra saliva será crítico. De momento la única vía de llevarnos alimentos a la boca es a través de las manos (con cubiertos, sí, pero con las manos) así que éstas deben estar limpias antes de comer. Además, es recomendable evitar poner raciones comunes en la mesa. Este año cada uno tendrá su ración para evitar cualquier posible contacto con saliva de otra persona al compartir plato. Pero es la saliva, no el alimento.

Así que podemos hacer nuestra compra de alimentos para Navidad, ultracongelados o frescos sin pensar que el contagio será por alimentos. El contagio es de persona a persona, por el ambiente, estando en sitios cerrados sin ventilación, sin mascarilla y con mucha gente. A veces enfocamos el riesgo donde no es sólo porque duele ser consciente que donde de verdad está nos impide celebrar algo como las fiestas de Navidad. Otro año será.

Publicidad