Novalife » Salud

REGLA

Copa menstrual, compresa o braga menstrual, ¿cuál es la mejor opción?

Contaminar cuando menstruamos ya no tiene excusa porque hoy hay tantas opciones sostenibles que te será difícil no elegir una de ellas

Publicidad

Le estamos diciendo adiós a los plásticos, a los productos no sostenibles y recibiendo nuevas formas de vivir más respetuosas. Estamos viviendo una auténtica revolución y este gran cambio nos está llegando hasta lo más íntimo de nuestro ser: la menstruación.

Las copas menstruales, las bragas que recogen el flujo y las compresas y salvaslips de tela cada vez están más presentes en nuestras reglas. Hay tantas opciones naturales que nos hemos preguntado, ¿cuál es la mejor opción la copa, las bragas menstruales o las compresas de tela?

Como casi todo en esta vida no hay una respuesta que nos valga para todas. Depende de a lo que estemos acostumbradas, cuánto flujo menstrual tengamos y cuáles sean nuestras preferencias. Hemos oído experiencias de todo tipo, visto miles de vídeos para aprender a usar la copa menstrual e incluso cómo hacer nuestras propias compresas de tela. Hay veces que miramos con recelo tanta habilidad doblando copas o cosiendo y admiradas estamos de lo sencillo que es ponerse una braga menstrual y no preocuparse más. Como a veces es un poco complicado saber qué es mejor usar la copa, las bragas menstruales o una compresa de tela vamos a ver qué pros y contras tienen cada una de ellas para intentar elegir bien a la primera.

¿Cómo sé si la copa menstrual es para mí?

En los últimos años la copa menstrual se ha hecho tan popular que ya poca gente no ha oído hablar de ella o tocado con disimulo en alguna tienda. Es cierto que al principio genera muchas dudas, ¿se me caerá? ¿tendré escapes y lo mancharé todo? ¿es realmente cómoda? ¿sabré quitármela y ponérmela?.

Aunque al principio no lo parezca, es mucho más sencillo de lo que parece. La copa se adapta perfectamente a nuestra vagina y no suele haber filtraciones salvo que la coloquemos mal o excedamos el tiempo de uso. Lo que sí es un poco más complicado es saber cómo elegir la copa menstrual perfecta para ti.

Lo que debes saber sobre la copa menstrual

Es muy importante que te conozcas, que sepas cómo son tus ciclos y tu flujo menstrual. Hay diferentes formas, tamaños y texturas. Lo más seguro es que no aciertes a la primera y debas probar más de una. Elige la forma, textura y rigidez que más cómoda te haga sentir. Para eso tócalas antes y manipúlalas para que te hagas una idea de cómo son.

Regla | iStock

Colocarla es sencillo y mucho más si estamos lubricadas. Como los primeros días de regla solemos tener menos lubricación natural, puedes usar un lubricante de base acuosa para introducirla mejor.

¿Cómo elegir la talla de la copa menstrual? Aquí debes tener en cuenta si has tenido partos vaginales o no. No te orientes por la cantidad de flujo. Es el tamaño de la vagina lo que realmente cuenta. Así que, dependiendo de la marca, verás una serie de tallas y ahí encontrarás cuál es la mejor para ti.

Limpiarlas es tan sencillo como pasarlas por agua cada vez que la retiras. Cuando acabes de usarla en cada ciclo y antes de volverla a usar, puedes hervirla para higienizarla.

¿Qué es mejor la copa menstrual o las bragas menstruales?

En los últimos meses no dejamos de ver fotos, comentarios y experiencias de amigas que han usado las bragas menstruales y están alucinadas con su comodidad. Hasta la OCU se ha hecho eco de ello y ha realizado un estudio para saber qué opinan las mujeres de las bragas menstruales.

Las bragas menstruales son, aparentemente, como cualquier otra. No se aprecia a primera vista nada diferente y es que su secreto está en el interior. Hay muchas marcas que se han lanzado ha comercializarlas e incluso Etam tuvo su gran momento lanzándolas a la venta en sus tiendas. Sin embargo, hay unas pioneras que desde aquí mismo no se pensaron dos veces que esta era la gran solución para una menstruación más sana, sostenible y que se adapta a las necesidades de casi todas las mujeres. Cocoro supo entender la necesidad de las mujeres y ha incluso ido más allá de diseñar y confeccionar bragas menstruales. Ahora ya podemos elegir tangas, culottes y diferentes tipos de bragas para que se ajusten a nuestro estilo.

Desde Cocoro dicen que el secreto es la combinación de tejidos y el diseño. “Hay que trabajar bien los sistemas de cosido y las medidas de la zona absorbente para que la braguita sea efectiva a nivel de absorción y mantenga el 100% de comodidad” afirman.

¿Cómo es una braga menstrual?

“Son como unas bragas normales, sólo que un poquito más gruesas en la zona del puente, donde se encuentra la combinación de tejidos que hace la magia: algodón orgánico en la parte que está en contacto con la zona genital, el tejido técnico (hidrófugo, hidrófilo y antibacteriano), y el tejido externo de la pieza (algodón o poliamida, dependiendo del modelo). Además, las bragas Cocoro son transpirables, no huelen, y el grosor no cambia con el uso” nos explican.

¿Parecerá que llevo pañal? es la gran pregunta y miedo de las usuarias. La respuesta es no. Es cierto que son más gruesas en la zona que está en contacto con la vulva, pero la sensación es como si lleváramos la ropa interior que normalmente llevamos.

Las bragas menstruales ganan a la copa en comodidad. Más aún, porque es quitar y poner sin pensar en cómo colocarla. Es simplemente ponerte la ropa interior y no preocuparte. Su inconveniente, el más mencionado por las usuarias, es el lavado. Aunque se pueden lavar como las compresas y salvaslips de tela, en agua fría y en la lavadora, sí que cuando hay mucho flujo hay que frotarlas un poco antes de meterlas en la lavadora.

¿Durante cuánto tiempo puedo llevar una braga menstrual?

Aquí sí que el flujo es lo que cuenta. “El tiempo que podemos llevarlas puestas dependerá del flujo que tengamos y de cada momento del ciclo. Hay mujeres que pueden usar las bragas menstruales como único producto todos los días de la regla, otras las usan solas los primeros días y las combinan con una copa menstrual, por ejemplo, los días que tienen mucha menstruación” aclaran desde Cocoro.

Al principio son un desembolso mayor que en el caso de la copa pero si las cuidamos pueden durarnos años. Como nos cuentan desde Cocoro “El tejido técnico está preparado para aguantar mínimo 60 lavados, que equivaldría a dos años o 24 menstruaciones”. Después van perdiendo la capacidad de absorción, pero como ellas mismas nos dicen “pueden seguir usándose como una braga normal”. Que quede claro, aquí no se tira nada.

Así son las compresas de tela para la menstruación

Las compresas y salvaslips de tela vienen a ser algo muy similar a las bragas pero sin la misma sujección. Se colocan como cualquier otra compresa y va absorbiendo el flujo menstrual. Eso sí, sin elementos tóxicos y con una tela que no irrita la piel de la vulva.

Tienen varias capas y la externa se ocupa de proteger la ropa. Así nos ahorramos la preocupación de si manchamos o no lo que llevemos puesto.

Se limpian en agua fría, igual que las bragas menstruales, tal vez tengas que dejarlas un poco a remojo antes de meterlas a la lavadora para que se vaya bien toda la mancha. Al igual que antes, no se debe usar suavizante ni detergentes abrasivos, simplemente jabón de lavadora. Una de las preguntas que más nos hacemos con respecto a las compresas de tela es ¿cuántas compresas de tela tengo que tener? y es que aquí tampoco hay una respuesta uniforme. Depende del flujo que tengas y cuánto tengas que cambiarte. Pero si es tu único método al menos tendrás que tener dos para poder cambiarte fuera de casa.

Uno de los puntos positivos de las compresas de tela es que aún no se encuentran en grandes almacenes, y casi todas provienen de emprendedoras que apuestan por una higiene femenina sostenible y respetuosa, por eso cada vez que compramos una ponemos nuestro granito de arena a proyectos de este tipo.

Publicidad