Novalife » Salud

CICLO HORMONAL

Consejos para mejorar el síndrome pre-menstrual

Mejorar los hábitos de alimentación, ejercicio y sueño pueden ayudar a sobrellevar ciertos días más complicados de nuestro ciclo menstrual.

Publicidad

Cuando se habla de la menstruación parece que solo son unos días al mes. Sin embargo, nuestro ciclo menstrual nos impacta de una manera u otra a lo largo de todo el mes. Somos cíclicas y esa es parte de nuestra realidad. Aunque obviamente no a todas las mujeres el ciclo menstrual les afecta por igual. Uno de los ejemplos es el llamado síndrome premenstrual.

“Serían todas las molestias físicas y sensación de malestar psicológico que algunas mujeres padecen antes de la menstruación. No es universal, ni tiene por qué aparecer”, define para empezar Irene Aterido, sexóloga y experta en ciclo menstrual. Por entrar en detalles, esta parte del ciclo puede manifestarse con síntomas diversos. “Podría ser que tuvieras la barriga hinchada, peor tránsito intestinal, tensión en los pechos, dolor de cabeza, antojos por determinados alimentos, ganas de llorar sin motivo o una ira que no sabes a qué es debida”.

Si bien cada ciclo es un mundo, hay factores que hacen que estos síntomas se acentúen más en unas mujeres que en otras. “Lo normal es que no aparezca, porque si lo hace es que o estamos viviendo un ciclo menstrual poco armónico o tenemos un desequilibrio hormonal. Eso sí, un caso distinto es que muchas mujeres tienen demasiados estrógenos en circulación en su organismo y eso les provoca un síndrome premenstrual que les quita calidad de vida. Aquí es un trastorno menstrual: hiper-estronismo, que hay que corregir para vivir bien”, advierte Aterido.

Comiendo fruta | iStock

Si ya hemos descartado con un especialista cualquier cuestión hormonal o cualquier otra patología y simplemente se trata de saber cuidar mejor nuestro cuerpo en estos días del ciclo, existen ciertas claves de autocuidado que son muy sencillas de seguir. Se trata de dos pautas fundamentales: mejorar alimentación y hábitos de ejercicio físico. La base de toda vida sana.

“La alimentación ayuda muchísimo: comer más verduras y frutas con antioxidantes, ingiriendo grasas saludables, proteínas de origen vegetal más que carnes y pescados, aumentando Omega 3 DHHEA y potenciando la vitamina D, zinc, y sobre todo el magnesio, ya que no podemos obtener todo el que una mujer fértil necesita solo en base a los alimentos. Con todo ello no estaremos en este estado de hiper-estronismo que nos hincha, incomoda e irrita”.

La otra clave, como insiste Aterido, es llevar una vida más activa. “La actividad física nos ayuda a deshacernos de los estrógenos que nos 'sobran', a reducir la ansiedad e irritabilidad y relajar nuestro organismo. Nos sentiremos más capaces de afrontar las emociones difíciles y a la vez disminuiremos la inflamación. El yoga está especialmente recomendado al ser una disciplina holística, es decir que trabaja cuerpo y mente”.

Además de mejorar la alimentación y las rutinas de ejercicio físico, hay otros hábitos saludables que podemos tener en cuenta para auto cuidarnos estos días. La experta ofrece una lista completa de posibles recomendaciones. “Durmiendo más y mejor, con una rutina de sueño mucho antes de las 12 de la noche, sin pantalla de luz, con suplementos naturales como el magnesio y la melatonina, que nos inducen un sueño de mayor calidad”, recomienda para empezar.

Otras ideas pasan por mejorar el conocimiento de nuestro ciclo menstrual. “Consultando con una coach especializada, leyendo libros de educación menstrual, apuntando todos los días nuestras emociones predominantes y ver si siguen patrones que coincidan con las fases del ciclo, para poder tomar medidas antes de que ocurran los síntomas difíciles, o hacer respiración y relajación guiada cuando una emoción nos desborde, etc”.

Publicidad