Normalmente, las estaciones de la primavera y el verano están marcadas por un factor: la aparición de los insectos. Por eso, en el videotutorial te contamos cómo tratar las diferentes picaduras dependiendo del insecto. A continuación, te contamos cómo distinguir las picaduras de algunos de estos invertebrados.

La picadura de mosquito es la más común de todas ellas y casi todas las personas la sufren, al menos, una vez al año. Suele aparecer en forma de rojez pequeña y redondeada con un puntito rojo en medio, habitualmente se presenta hinchado. Además, si son varias normalmente se muestran distanciadas unas de otras. Su efecto casi siempre es un picor.

Las abejas y las avispas tienen una picadura bastante similar: una rojez con hinchazón y un puntito blanco y rojo en el centro, señal de donde ha sido clavado el aguijón. En este último punto reside su diferencia: las abejas dejan el aguijón dentro, al contrario que las avispas. Los efectos suelen aparecer pasadas unas horas y se muestran en un ardor y dolor que puede durar hasta uno o dos días.

Las arañas no pican sino que muerden, por eso la marca que dejan es de dos pinchazos ligeramente separados, enrojecidos e hinchados. El dolor que produce no es agudo y puede tardar en aparecer.

Sabrás que te ha picado una garrapata ya que, seguramente, esta seguirá adherida a tu piel. Aunque su picadura no duele, es mejor que acudas a un médico si es posible por las consecuencias negativas que tiene extraer mal el invertebrado. Si por alguna casualidad tienes la suerte de que el parásito ha desaparecido, podrás identificar su picadura por una mancha de color rojo muy intenso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Con esta planta di adiós a las arañas de una vez por todas

Uñas postizas con hormigas vivas dentro, la nueva moda que indigna a Internet