Novalife » Salud

MOLESTIAS Y REMEDIOS

Cómo solucionar el dolor de garganta en un plis plas

Hay muchas maneras de plantar cara a un dolor de garganta inoportuno, como todos estos remedios que son mano de santo.

Dolor de garganta

iStock Dolor de garganta

Publicidad

Que levante la mano todo aquella que no haya creído en algún momento que tenía COVID-19 a causa de un dolor de garganta inoportuno. Es el día a día de muchos médicos y farmacéuticos, que ven llegar personas a sus consultas aquejadas de un fuerte dolor de garganta y temerosas de que vaya a más. “La gente tiene muchísimo miedo, porque es cierto que la COVID-19 tiene todos los síntomas del mundo y es fácil volvernos aprensivos, pero sigue habiendo irritaciones de garganta por múltiples motivos que no son coronavirus”, explica la farmacéutica, nutricionista y vocal de alimentación del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Asturias, Mar Menéndez-Castañedo.

Los cambios de temperatura bruscos, tan habituales en estas fechas, pueden causar fácilmente una irritación en la garganta que en la mayoría de los casos no va a más o no pasa de un simple resfriado.

Un error habitual que cometemos cuando nos duele la garganta, más frecuente de lo que cabría esperar, es automedicarnos sin ningún tipo de prescripción profesional. De hecho, muchas personas toman antibióticos para combatir una simple irritación de garganta, que sería algo así como matar moscas a cañonazos. “En muchísimos casos no es necesario tomar antibiótico para el dolor de garganta, pese a que mucha gente tira de cajas que tiene por casa a medio empezar sin consultar a ningún médico previamente”, continúa la farmacéutica, quien recuerda que el antibiótico se debe tomar siempre bajo prescripción médica, siendo muy rigurosas con su ingesta, y solo en caso de infecciones bacterianas. “Lo recomendable es ir al médico cuando el dolor persiste y, si hubiera infección, tomar antibiótico, pero no hacerlo nunca como primera opción y mucho menos sin que nos lo hayan recetado para este caso concreto”, explica Menéndez-Castañedo.

Para las irritaciones de garganta leves, aunque muy molestas cuando aparecen, la experta recomienda tomar comprimidos con lidocaína. “Este anestésico local, que se toma en forma de comprimidos para chupar, aliviará instantáneamente las molestas asociadas a la irritación, y puede complementarse con algún antiinflamatorio si el dolor persiste”, señala la farmacéutica. En la mayoría de casos, este remite a los pocos días, salvo si existe infección, que es cuando el doctor nos pautará un antibiótico.

Dolor de garganta | iStock

El própolis, una sustancia que fabrican las abejas y se ha utilizado históricamente para tratar infecciones de boca y garganta, así como problemas dérmicos e infecciones estomacales, es otro de los productos estrella para aliviar los dolores de garganta. “Puede tomarse en comprimidos y también en infusiones y suele dar muy buenos resultados”, señala Menéndez-Castañedo, que destaca sus propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias.

La salvia y la equinacea también son plantas con reconocidas propiedades para calmar el dolor de garganta. Según un estudio publicado en el European Journal of Medical Research, aplicarlas en spray sobre la garganta contribuye a calmar la faringitis y las molestias bucales con resultados similares a la aplicación de lidocaína o clorhexidina. Ambas plantas puedes consumirse también en infusiones, con la ventaja de que podremos combinarlas a nuestro antojo para lograr los resultados que deseemos en cada momento. Así pues, si las combinamos con manzanilla o jengibre mejoraremos la digestión además de aliviar la garganta, y si, pongamos por caso, las preparamos junto con tila o valeriana dormiremos mejor.

Por otra parte, es habitual que el dolor de garganta no se presente solo, sino acompañado de congestión nasal y molestias respiratorias. Para aliviar este conjunto de síntomas, nada mejor que una infusión de eucalipto (se le puede añadir una cucharadita de miel), que nos hará sentir mejor gracias a sus efectos antimucolíticos, descongestivos y antibacteriales. Para mejores resultados, siempre se pueden hacer baños de vapor, que nos irán muy bien antes de ir a la cama para que los síntomas no nos impidan conciliar el sueño.

Los caramelos de menta nos ayudarán a calmar momentáneamente el picor e irritación de garganta. Escógelos siempre sin azúcar y ten siempre alguno a mano por si aparece un ataque de tos, dolor o escozor. Si la tos seca persiste, el uso de un humidificador podría ayudar a mejorar los síntomas, mientras que si al final del proceso acabas con una afonía de caballo, nada mejor que una buena infusión de regaliz para notar una mejora inmediata.

No hay que olvidar que unos buenos hábitos también nos ayudarán no solo a combatir el dolor de garganta, sino también a prevenirlo. No tomar bebidas demasiado frías, abrigarnos correctamente (utilizando pañuelos o bufandas si es necesario) e intentar no levantar la voz son pasos fundamentales para mejorar los problemas de garganta. Es importante, además, mantener el sistema inmunológico fuerte, cosa que conseguiremos siguiendo una dieta variada y equilibrada (apuesta por las sopitas bien calientes), practicando ejercicio físico con regularidad y manteniendo una correcta higiene del sueño.

Publicidad