Novalife » Salud

SEÑALES DE TU CUERPO

Cómo saber si necesitas vitaminas sin hacerte un análisis

Nuestro cuerpo nos manda señales que, en muchas ocasiones, no sabemos descifrar. Pero te vamos a dar las pistas exactas para que sepas diferenciar dolores, molestias, carencias… para que tu salud no se vea comprometida.

Dolor de cabeza

iStock Dolor de cabeza

Publicidad

A veces tienes sueño, es normal, pero no poder con tu cuerpo, estar muy muy cansada, es algo que debes vigilar. Dolores de estómago, infecciones, heridas constantes, moratones en cada golpe o roce que te das… Se te cae el pelo y siempre ponemos una excusa. Tu piel no luce con brillo, ni con jugosidad, ni con lustre, está extremadamente seca… Tus uñas se rompen todo el rato, no puedes ni llevarlas largas. Tienes la tripa hinchada y no comes tanto. Son detalles que deberías tener en cuenta porque tu salud está en juego.

¿Qué señales nos manda el cuerpo si nos faltan vitaminas?

Piel pálida o amarillenta: las personas con deficiencia de B12 a menudo se ven pálidas o tienen un ligero tinte amarillo en la piel y el blanco de los ojos, una afección conocida como ictericia. Sucede cuando la falta de B12 causa problemas con la producción de glóbulos rojos en el cuerpo. Estos glóbulos rojos son demasiado grandes para pasar de la médula ósea a la circulación. Por lo tanto, no tienes tantos glóbulos rojos circulando alrededor de tu cuerpo y tu piel puede tomar un aspecto pálido. Además de visión borrosa, cambios en el estado de ánimo, mareos, lengua inflamada…

Dolores de cabeza: en muchas ocasiones los dolores de cabeza se asocian a deshidratación, falta de agua en nuestro organismo, necesitas beber más líquidos. Tu cuerpo necesita estar hidratado, algo que también se nota en tu piel y en las líneas de expresión.

Sueño, agotamiento, ojeras oscuras… falta hierro en tu organismo. Es posible que también notes caída extrema del pelo, debilidad en las uñas…

Piel seca | iStock

La sequedad de tu piel también es una señal, “la vitamina B5 es una de las más hidratantes para la piel, también es conocida como ácido pantonéico. Entre sus propiedades de belleza destaca la capacidad que tiene para hidratar la piel y la suavidad que aporta. Puede prevenir las arrugas y el envejecimiento y es estupenda a la hora de acelerar la curación de heridas o quemaduras”, afirma doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza.

Hablamos también con la doctora Carmen Jodar, especialista en Medicina Familiar y directora de su propia consulta privada en Sevilla, miembro de Top Doctors. “Para empezar, es importante reseñar que los déficit vitamínicos son poco frecuentes actualmente en nuestro medio por la alimentación variada y mediterránea que tenemos”, nos cuenta.

“En cualquier caso, es interesante conocer que la hipovitaminosis nos puede producir diferentes síntomas. Son variados dependiendo de la carencia que tengamos, sin embargo los más comunes que a la vez son muy inespecíficos son el cansancio, la debilidad muscular y la afectación de la piel y de mucosas”.

“La deficiencia de las vitaminas del grupo B produce anemia y alteraciones en el sistema nervioso como ausencia de sensibilidad”, relata.

“La carencia de la vitamina C lleva asociadas alteraciones en las mucosas como sangrado gingival y lesiones cutáneas”, confirma.

“Respecto a la vitamina D, es interesante conocer que a pesar de nuestro clima mediterráneo, nuestra lógica preocupación por el cáncer de piel hace que nos protejamos del sol hasta el punto de existir un déficit de Vitamina D en un porcentaje considerable de la población. Eso afecta a nuestros huesos que los hace más frágiles”, un tema muy preocupante en España que nos sitúa con déficits similares a los países nórdicos.

“Como todo, el equilibrio es la clave debiendo exponernos a la luz solar a las horas que es menos intensa y haciendo ejercicio físico para que esas vitaminas se adhirieron a nuestro esqueleto”, nos cuenta.

“Como ya hemos reseñado, nuestra dieta y el deporte son grandes aliados en la salud. No debemos olvidar nunca nuestra capacidad para mantenernos sanos y solo dejar la medicina para cuando llegue la enfermedad. Y que sea tarde”.

Publicidad