Novalife » Salud

SÍNDROME POSTVACACIONAL

Cómo mantener tu salud mental en el trabajo durante todo el año

Readaptarse al trabajo tras unas largas vacaciones puede ser muy difícil, sobre todo si durante la jornada laboral no hacemos nada por mantener nuestro bienestar emocional.

Levantarse temprano

Envato Levantarse temprano

Publicidad

La readaptación a las demandas cotidianas tras un largo periodo vacacional puede traer consigo una respuesta de estrés para cualquier persona. Son muchas las emociones contrapuestas que pueden surgir cuando nos reincorporamos al trabajo, sobre todo si en ese trabajo no estamos a gusto, llegando a producirse en los casos más graves trastornos adaptativos como el famoso síndrome postvacacional.

La época de readaptación es un momento perfecto para replantearnos el cuidado que estamos haciendo de nuestra salud mental. Un alto porcentaje de las personas adultas pasamos gran parte de nuestro tiempo en el trabajo, por tanto, cuidar de nuestra salud mental no debe limitarse solo a los fines de semana, sino que también debe expandirse a nuestra jornada laboral.

Oficina
Oficina | Envato

¿Cómo viven las empresas el malestar psicológico de sus empleados?

Gozar de bienestar emocional y físico en el trabajo es importante para nuestra salud personal pero también para mantener unos adecuados niveles de productividad. En esta línea, un estudio de la OIT, Organización Internacional del Trabajo, señala que uno de cada diez trabajadores sufre depresión, ansiedad, estrés o cansancio y que, en algunos casos, estas problemáticas llevan al desempleo y a la hospitalización. La consecuencia directa para las compañías de todo esto es el elevado coste económico que supone.

A lo largo de los años, el entorno laboral ha experimentado cambios extraordinarios y muy rápidos: el uso de las nuevas tecnologías, la normalización del trabajo a distancia, las jornadas sin horarios fijos o el aumento del nivel de productividad exigido son algunos ejemplos. Es importante que las empresas se adapten a todos estos cambios ofreciendo a sus empleados medios para cuidar de su salud mental, así como prevenirla, como por ejemplo: disponer facilidades para conciliar las responsabilidades profesionales y familiares, ser flexibles con los objetivos de productividad propuestos, integrar iniciativas de apoyo psicológico, reconocer el buen desempeño de los trabajadores, elaborar una política sobre violencia y acoso en el lugar de trabajo y asegurarse de que todo el personal la conozca y la cumpla, ajustar y redistribuir las asignaciones de trabajo para garantizar que los trabajadores reciban un volumen de trabajo adecuado, revisar las jornadas laborales para que sean adaptativas o crear entornos en los que la comunicación sea efectiva.

Despertador
Despertador | Envato

¿Qué pueden hacer los empleados para cuidar su salud mental?

Apúntate las siguientes pautas:

  • Cuidar tu espacio de trabajo: es importante que trabajes en un lugar ordenado y apacible. Si vas a la oficina intenta mantener tu mesa adecuada a tus necesidades, y si teletrabajas debes añadir la importancia de trabajar siempre en un mismo sitio y a poder ser que ese sitio solo sea para trabajar (por ejemplo: no trabajar en la cama o el sofá).
  • Generar una rutina: es muy importante que tengas una rutina con hábitos saludables. Para ello, tu eres el primero que debe respetar su horario laboral. Por otro lado, también es importante programar tiempo libre en tu día a día para realizar actividades agradables y de autocuidado (por ejemplo: hacer deporte o descansar).
  • Hacer descansos: para evitar sobrecargarnos debemos tomarnos descansos preventivos. Descansar 5 minutos cada hora para beber agua, andar o hablar con alguien es muy recomendable y ayudas a tu cerebro a coger energía otra vez.
  • Realizar sesiones de relajación: apúntate a talleres de mindfulness o yoga, ya sea dentro de tu empresa (si lo ofrece) o fuera de ella.
  • Aumentar la comunicación: uno de los factores que influye negativamente en la salud mental de los trabajadores es que existan practicas ineficientes de comunicación y gestión. En la medida de lo posible, es recomendable reportar este tipo de dificultades y también poner límites, ya que no todo lo tenemos que asumir.
  • Solicitar ayuda si lo necesitas: si se trata de un tema de acoso e intimidación, es importante que lo transmitas en tu empresa, ya que en la mayoría de los casos recursos humanos tendrá un protocolo de actuación. En otros casos, es recomendable acudir a terapia, si es así, no dejes de solicitarlo ya que es la manera de buscar soluciones a lo que te está sucediendo.

En conclusión, recuerda que cuidar tu salud mental es algo que debemos hacer todos los días, incluso cuando estamos en el trabajo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Técnicas de relajación que frenan el estrés al momento

Publicidad