El marketing se dedica a ofrecernos en cierto modo lo que queremos, en este caso, perder peso mientras disfrutamos de barritas y batidos con chocolate o sabores dulces, en formato accesible y cómodo. Y si nos dicen que sustituye una comida, estupendo. Nos dejamos embaucar, aunque en el fondo sepas, como te diría tu madre “que esa no es forma de comer”. Además de argumento irrebatible de madre, te voy a explicar por qué no sería recomendable hacer un protocolo dietético a base de algo que “sustituya comida de verdad” ni tampoco, incluirlas de vez en cuando.

Si hablamos de estos batidos, no suelen tener la misma composición que uno a base de proteína de suero únicamente, así que no se debe confundir un suplemento de proteína con un batido comercializado con el fin de sustituir comidas. Estos sustitutivos suelen tener proteína de no tan buena calidad, por supuesto en menor cantidad, azúcares o edulcorantes, incluso harinas y grasas nada saludables. Debes saber además que las calorías que se beben sacian mucho menos que las que requieren masticación, por tanto estos batidos podrían jugarte una mala pasada en tu saciedad, ingiriendo azúcares y en general una ingesta poco saciante, muy azucarada o edulcorada que te hará “un poco adicta” a ese sabor, sin promover que lleves una buena alimentación y creándote más apetencia por sabores dulces. Esto mismo ocurre con toda la gama de barritas, de proteínas, de cereales, muesli, o de cualquier tipo.

Pasando a las barritas, el mercado se amplía, las barritas que se consumen tipo snack, con cereales, frutas desecadas, etc, están en la misma categoría que galletas y bollería, así que ni por asomo pienses que es más saludable merendar barritas de muesli que galletas chocolateadas infantiles, la publicidad querrá hacerte pensar que sí. Elige una fruta fresca para tu merienda y un yogur natural, es la merienda más cómoda y suele gustar a todo el mundo. Otras opciones como un huevo duro, una tostada integral con queso tierno de cabra o un puñado de frutos secos son excelentes opciones también.

Mujer tomando barrita | iStock

Y llegando a las barritas publicitadas específicamente como “sustitutivas de comidas”, suelen jugar con una cantidad calórica determinada, te pongo un ejemplo de una marca de barritas a 97 kcal por barrita:

Barritas de cereales bañadas con chocolate negro multivitaminado (74%). Ingredientes: Chocolate negro (74%)(azúcar, pasta de cacao, manteca de cacao, emulgente, lecitina de soja, aromas), cereales (24%) (harina integral de trigo y salvado de trigo (67%), harina de maíz), dextrina, sal, fructosa, vitaminas (A, D, E, B1, B2, B3, B6, B9-ácido fólico, B12, biotina, ácido pantoténico). Contiene cereales que contienen gluten, soja y derivados de los mismos. Puede contener trazas de leche, frutos de cáscara y derivados de los mismos. Otras menciones obligatorias o facultativas en la etiqueta: Es importante seguir una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. Se recomienda beber 2 L de agua al día.

1. Ten en cuenta con eso de “multivitaminado”, está demostrado que las vitaminas y minerales ejercen mejor su acción en la matriz alimentaria original, es decir, no es lo mismo para el organismo tomar vitamina b9 en una barrita que en vegetales de hoja verde, porque los beneficios de los vegetales van más allá de sus vitaminas.

2. Como puedes comprobar, estás comiendo una barrita de chocolate y harina.

3. Se lavan las manos recomendándote una dieta variada, es decir, no comas como base estos productos.

Conclusión, estos productos suponen un autoengaño, no estamos comiendo mejor cuando lo hacemos a base de barritas, simplemente seguimos consumiendo productos que favorecen la apetencia por sabores dulces y exceso de palatabilidad. Lo único que hará que goces de buena salud y mantengas un peso y porcentaje de grasa más adecuado es aprender a llevar una alimentación que se pueda mantener en el tiempo, de forma agradable y que te proporcione todos los nutrientes necesarios.