Novalife » Salud

Cuidado de la garganta

Di adiós a las flemas con estos remedios caseros

No es un secreto que en esta época del año, con las bajas temperaturas, muchas personas acumulen flemas, debido a alguna gripe, resfriado o alergia. Por eso, es importante tomar medidas para evitar que la garganta se irrite o inflame con un par de remedios naturales para preparar en casa.

Dolor de garganta

iStock Dolor de garganta

Publicidad

Si bien es normal que los mocos se acumulen en las paredes de la garganta, cuando se ha pasado una gripe o resfriado, es importante poder expulsarlos no sólo para aliviar el malestar que producen, sino también para mejorar las vías respiratorias.

Hacer gárgaras, tomar infusiones y hasta usar aceites esenciales son algunas de las alternativas caseras que ayudarán a eliminar el exceso de flema de forma simple y natural.

JARABE DE MIEL CON BERROS PARA ELIMINAR LAS FLEMAS:

Los jarabes caseros como el de berros con miel son excelentes alternativas para tratar la tos con flemas, gracias a sus propiedades expectorantes. Además, estas hojas son ricas en minerales como hierro y calcio que ayudan a proteger el cuerpo de muchas enfermedades como el cáncer.

Ingredientes:

• 250 ml de zumo de berro

• 1 taza de miel de abejas

• 20 gotas de extracto de propóleo

Preparación:

• Haced el zumo de berro en la licuadora y agregad la taza de miel hasta que la mezcla obtenga consistencia de jarabe.

• Cocinadla a fuego lento y cuando ambos ingredientes estén bien fundidos, dejad que la mezcla se enfríe para añadir las 5 gotas de propóleo.

Tomad 1 cucharada de este jarabe 3 veces al día hasta que la flema disminuya por completo.

Jengibre | iStock

JENGIBRE CON CEBOLLA Y MIEL:

El jengibre preparado en infusión es un excelente remedio casero para aliviar la tos, debido a sus propiedades expectorantes y antiinflamatorias que ayudan a reducir las flemas. Además, es ideal cuando se mezcla con ingredientes como la miel o las cebollas para potenciar sus efectos.

Ingredientes:

• 1 trocito de jengibre

• 1 cebolla grande

• 1 taza de agua

• 1 cucharada de miel

Preparación:

• Colocad el jengibre, la cebolla y el agua en una olla y dejad hervir durante 3 minutos.

• Luego, retirad del fuego, tapad la olla y esperad que el té repose.

• Cuando esté tibio, colad y endulzad con la miel.

Tomad de 3 a 4 tazas de este té al día hasta empezar a notar mejoría.

Otra alternativa es mezclar el jengibre con leche. Sólo hay que calentar ambos ingredientes un par de minutos y luego endulzar con miel.

EUCALIPTO PARA ELIMINAR LAS FLEMAS:

El eucalipto contiene aceites esenciales que ayudan a reducir la irritación de la garganta causada por el exceso de flemas. Por eso, usar esta planta ayuda a liberar el moco y a abrir las vías respiratorias.

Sólo se deben mezclar 1 ó 2 gotas de eucalipto, con una cucharadita de aceite de coco u otro aceite vegetal y luego, frotad la mezcla en el pecho.

JARABE DE AJO Y RÁBANOS:

Ingredientes:

• 6 cabezas de ajo

• 8 rábanos

• 25 limones

• 2 cebollas

• miel de abeja

Preparación:

• Lavad los rábanos y las cebollas y colocadlos junto a las cabezas de ajo en un tazón.

• Luego, agregad el zumo de los limones y revolved la mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y finalmente añadid la cucharada de miel.

• Dejad reposar durante todo un y consumid solo el zumo de este brebaje.

Recordad que el jarabe solo se puede usar durante tres días, ya que luego se empieza a descomponer.

NEBULIZACIONES CON AGUA CALIENTE:

Las nebulizaciones son excelentes para hidratar las flemas de la garganta y que estas sean eliminadas con mayor facilidad. Solo tenéis que hervir agua en una olla y cuando esté en ebullición, acercad la cabeza previamente tapada con una toalla para respirar el vapor que sale de esta.

Este procedimiento también puede hacerse con otros ingredientes como un puñado de sal gruesa o hierbas como la menta, el eucalipto o el tomillo.

Otras alternativas:

• Es importante humidificar el ambiente para que las flemas sean más fluidas a la hora de expulsarlas.

• Evitar el humo del tabaco y beber mucho líquido para expulsar las flemas.

• Acostarse con la cabeza ligeramente levantada o con dos almohadas ayuda a liberar los mocos y que estos no se queden pegados en las paredes de la garganta.

Publicidad