Para las crêpes

- 125 gramos de harina de trigo.
- 1/4 de litro de leche entera (250 ml).
- 2 huevos grandes (como estos huevos ecológicos de Genuinus).
- 1 pizca de sal.
- 50 g de mantequilla.

Tamiza la harina en un cuenco, a continuación añade los dos huevos y bate con un batidor de varillas. Añade 25 g de mantequilla derretida y la sal, y sigue batiendo. Incorpora poco a poco la leche sin dejar de batir, y si ves que queda algún grumo pasa la mezcla por un colador.

Para cocinar las crêpes, utiliza una sartén grande y úntala con mantequilla cuando esté bien caliente. Añade una cucharada de masa y extiéndela con cuidado por toda la sartén. Cuando esté dorada, dale la vuelta y retira del fuego.

Debes tener en cuenta que para hacer un pastel de crêpes es conveniente que éstas sean algo más gruesas de lo habitual, para que el resultado final no quede con un excesivo sabor a chocolate.

Para la crema de cacao

- 1 tarro de leche condensada dulce (de 397 g).
- 200 g de chocolate negro (puedes sustituirlo, si lo prefieres, por chocolate con leche).
- 170 g de mantequilla.
- 75 g de avellanas.

-Tritura las avellanas hasta conseguir una masa semilíquida, sin apenas trocitos. Derrite la mantequilla y el chocolate al baño María. Remueve para  alisar la preparación y retirar del fuego. Añade la leche condensada y las avellanas trituradas y mezcla hasta obtener de una crema homogénea. Vierte en los tarros, deja enfriar la mezcla a temperatura ambiente y conserva en el frigorífico.