Novalife » Recetas

TE ESTÁS DEJANDO UN DINERAL

Siete trucos para ahorrar en la compra semanal

Te has planteado apretarte un poco el cinturón y ya no sabes por dónde recortar. Hay muchas cosas que se pueden hacer para reducir los gastos semanales, y en muchas ocasiones pensamos que lo único que no podemos tocar es la cesta de la compra. Es una buena filosofía, ya que la alimentación es lo más importante y va a incidir decisivamente sobre nuestra salud, pero es cierto que con un poco de ingenio y siguiendo estos consejos vas a ahorrar unos eurillos sin apenas notarlo. Empieza por aquí.

Un supermercado

Pixabay Un supermercado

Publicidad

1- No olvides que tienes congelador. Lo que significa que en tu casa no hay que tirar nada. ¿Que compras pan a buen precio? Congélalo en las porciones necesarias y sácalo a medida que lo vayas necesitando. Puedes incluso congelar las barras ya cortadas y partidas por la mitad, listas para preparar el bocadillo. No dudes en cocinar esas verduras que te vayan sobrando y elaborar un pisto o unas empanadas, lasaña, etc. No hace falta que te las comas al momento, basta con congelar y sacar en el momento preciso.

Saber esto nos ha cambiado la vida. | Cocinatis

2- Sí a las conservas. Una buena manera de ahorrar en la lista de la compra es apuntarse al mundo de las conservas. Son una buena manera de aprovechar los productos de temporada, que no sólo están más buenos sino que son también mucho más económicos. En verano, es una gran idea comprar unos buenos tomates (si encima son ecológicos, mejor que mejor) y preparar conservas para todo el año. Lo mismo ocurre ahora con las setas, que podremos tener listas sin invertir un euro. Bastará con ir a buscarlas al bosque, preparar unas conservas... ¡y ya tendremos guarnición durante todo el año!

Maximiza tu esfuerzo: guarda la cosecha en conservas para todo el año | CienciaXplora

3- Cambia de súper. Los supermercados e hipermercados tradicionales son una fuente de tentaciones y a menudo no nos damos cuenta de la cantidad de dinero que acabamos gastando en cosas superfluas y a menudo nada saludables: ese paquete de chicles, esa pieza de bollería industrial, esos postres lácteos hipergrasos imposibles, refrescos, precocinados, snacks, etc. ¿Te has planteado cambiar de supermercado y apostar por uno en el que se vendan mayoritariamente productos frescos? También puedes optar por comprar en el mercado, lejos de todas esas tentaciones precocinadas que nos llevan a gastar dinero y no nos aportan nutrientes.

Una joven compra en el supermercado | Getty Images

4- Empieza a utilizar descuentos y cupones. Hay muchas webs que los ofrecen, y a menudo no somos conscientes de lo que podemos llegar a ahorrar si los utilizamos. Se trata de ser hormiguitas y entender que hay que ir poniendo ladrillos poco a poco hasta construir la casa.

5- Di sí a las marcas blancas. Ojo, no decimos que te pases por completo a la marca blanca, sino que des una oportunidad a algunos productos de marca blanca que son realmente buenos. Se trata de que vayas probando y comparando, y de que poco a poco vayas incluyendo en tu compra semanal algunos productos de marca blanca que no te harán echar de menos los anteriores. Lo mismo ocurre con los vinos, por ejemplo. ¿De verdad es necesario que adquieras botellas de vino de 15 €? Piensa que en el mercado hay grandes vinos a precios accesibles de bodegas prestigiosas. Solo tienes que hacer un poco de investigación y empezar a ahorrar también en esto.

6- No vayas a comprar con hambre. Es un clásico, pero es que muchas veces no hacemos caso y acabamos cargando con más comida de la que vamos a necesitar y que en muchas ocasiones va a acabar en la basura. Lo mejor es siempre, además de ir sin hambre, planificar los menús semanales antes de salir a comprar, y no salirnos ni un ápice de lo previsto.

7- La fruta no se tira. Es muy fácil que se nos eche a perder la fruta porque suele ser difícil calcular la cantidad que tenemos que comprar. En cuanto veas que empieza a pasarse, inventa todo tipo de zumos y tómalos en cualquier momento del día. Puedes hacer lo mismo con las verduras, y prepararte zumos verdes que combinen fruta y verdura.

Nutritivos zumos de frutas y verduras | G+J

Publicidad