Las apariencias engañan y los alimentos no son una excepción. Si eres de los que les gusta cuidarse e intentas llevar una alimentación sana y equilibrada, atento a este tutorial, puede que algunos alimentos no sean tan healthy como crees.

Los nutricionistas advierten que vivimos engañados. En muchas ocasiones, lo que nos creemos que son los alimentos milagrosos que nos ayudarán a perder peso sin renunciar al sabor no es otra cosa que un engaño. No hay que creer todos los eslóganes que acompañan a los alimentos, cómo explicamos en el vídeo no es oro todo lo que reluce.

A la hora de incorporar un alimento a tu dieta no hay que fijarse en el número de calorías que nos marca su envoltorio, ni siquiera es recomendable basarse en los porcentajes de grasa y azúcar para juzgarlo: el secreto está en los ingredientes. El aceite de oliva por ejemplo es un alimento muy calórico y graso pero indispensable en una saludable dieta mediterránea.

En el sentido contrario ocurre lo mismo. En este vídeo te descubrimos algunos alimentos que seguro consideras muy sanos aunque en verdad deberías eliminar de tu dieta de inmediato. Si se indaga en la etiqueta de los ingredientes de estas comidas se descubre los altos porcentajes de azúcares añadidos, mantecas, aceites vegetales o harinas refinadas que esconden en su composición. Aunque por fuera sean más que apetecibles, por dentro no lo son tanto.

De nada vale pasar horas en el gimnasio o privarte de tus caprichos favoritos si luego compensas estos esfuerzos saciándote con estos alimentos. Hacerlo con la mejor de las intenciones no te libra de las consecuencias negativas que estos manjares tienen tanto para tu salud como para tu línea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Y si empiezas hoy mismo la operación bikini?

España el país más saludable a nivel mundial