El tronco de Navidad, o en francés ‘bûche de Noël’, es un postre tradicional en muchos países europeos que consta de un bizcocho genovés relleno y bañado en chocolate, simulando un tronco para la chimenea de cualquier casa.

Para hacer el bizcocho para celíacos, sensibles al gluten e intolerantes a la lactosa necesitamos huevos, sal, azúcar y miel, unos ingredientes naturales que son aptos.

También necesitamos leche sin lactosa, ya que por su naturaleza no tiene gluten, harina sin gluten Mix C que es especial para repostería, y esencia de vainilla. La esencia de vainilla hay que mirar bien que sea sin gluten y sin lactosa. Si en el etiquetado pone que puede contener trazas de gluten, buscar otra marca. En el caso de las trazas de leche, a los intolerantes a la lactosa no les afecta el ‘puede contener’ porque se refiere a que puede haber contaminación cruzada en el proceso de fabricación. Sólo afectaría a los alérgicos a la PLV.

Para hacer el relleno podemos hacerlo de nata, chocolate, café, praliné o crema pastelera. Para hacer esta última apta, tienes la receta en la tarta de manzana sin gluten y sin lactosa que ya te enseñamos cómo hacerla en este vídeo.

Para la cobertura necesitamos chocolate sin gluten y sin lactosa, nata para montar sin lactosa ya que es un producto genérico y no lleva gluten, y mantequilla sin el azúcar de la leche ya que si tiene más de un 80% de materia grasa no lleva gluten. Señalar que este ingrediente puede ser tolerado por personas que tengan una intolerancia leve o moderada a la lactosa ya que contiene menos de un gramo de lactosa por cada 100.

Es una receta laboriosa pero a la vez sencilla. Sólo tienes que seguir el paso a paso y ya verás qué fácil es tener tu tronco de Navidad para estas fechas.