Sí, ya sabemos que el verano en el curro exige medir bien los tiempos. De repente, la hora de salir parece más lejana que Nueva Zelanda y uno comienza a sufrir ruidos estomacales, ataques de ansiedad o la tentación de atacar la máquina. Que no cunda el pánico. Desde Kaiku sin Lactosa nos dan cinco ideas para que picar no nos acarree traumas ni líos con la báscula.

Pomelo. Las frutas ricas en fibra soluble ayudan al estómago a sentirse lleno, y a mantener los niveles de azúcar en sangre, ayudando así a regular el apetito. El pomelo, con buenos niveles de vitamina C y alto contenido en antioxidantes, es una opción estrella para consumir fruta a lo largo de la mañana.

Lácteos bajos en grasa y sin lactosa, para obtener suero de leche y caseína y controlar el apetito. Si los lácteos son sin lactosa, además, ayudarán a una digestión ligera y sin incidencias. La propuesta de Kaiku Sin Lactosa es la de combinarlos con fruta y muesli para un tentempié bajo en grasa, con fibra y con capacidad para proporcionar energía hasta la hora de la comida.

Agua o té herbal helado. Mantenerse hidratado con agua (o infusiones on the rocks) no sólo es una excelente forma de vencer el calor, sino que además ayuda a mantener el estómago lleno. Combinar ambas bebidas ayuda a sumar los beneficios del agua y las propiedades de las infusiones, variando de este modo nuestra fuente de hidratación.

Menta. Tanto el olor como el sabor de la menta ayudan a calmar los ataques de hambre, además de ayudar a la concentración y aumentar la energía. Sumadas estas tres propiedades, la probabilidad de caer en picar de más disminuye, por lo que es recomendable mantener una planta de menta cerca durante los picos de hambre que puedan aparecer a lo largo de la mañana.

Crudités. Además de haberse consolidado como el aperitivo saludable por excelencia, los vegetales frescos son un snack mañanero que aumenta la sensación de saciedad. Trozos de apio o zanahoria incrementan además la presencia de minerales y vitaminas en el organismo, y pueden combinarse con facilidad con otros snacks saludables, como los yogures.