Novalife » Recetas

No seas un hortera, anda

¿Quieres una mesa de Navidad perfecta? Pues no hagas esto

Estos son los peores errores que puedes cometer a la hora de poner la mesa.

Así se debe poner una mesa de Navidad.

Gunni & Trentino Así se debe poner una mesa de Navidad.

Publicidad

Se acerca la hora de la cena con tu familia o amigos pero lo de montar mesas es una incógnita para ti: ahí van unos consejos sobre lo que no debes hacer. Este año la cena de Nochebuena se celebra en tu casa. Con todo lo que eso implica: la abuela, tus sobrinos, tus padres, el cuñado (ay, el cuñadismo), tu hermano el que vive en Noruega.. en definitiva, que todos desembarcan en tu casa. Y te toca montar la mesa y por supuesto, pensar en el menú. Una tarea que a veces se te antoja titánica, tú, que aunque eres muy bueno/a en la cocina, resulta que en materias decorativas eres más bien un desastre.

Pero que no cunda el pánico, eras un desastre hasta hoy porque con este artículo te vamos a dejar claro cómo saber qué mantelería, vajilla, flores, centros y todos los adornos que NO debes poner en tu mesa de Navidad si no quieres ser tildado para siempre, en privado y en redes sociales, de ser un fake. Estuvimos con la firma española Gunni & Trentino y la interiorista Luisa Fernanda Cabeza y esto es lo que nos contaron sobre cómo conseguir una mesa perfecta:

Controla la cantidad de adornos en la mesa. | Gunni & Trentino

Lo primero que tienes que hacer, antes de pensar en el montaje de la mesa, es pensar en el menú: porque, ¿para qué vas a poner el bol del consomé si no va a haber consomé? "En la mesa tienen que ir los cubiertos y la cristalería que vayas a necesitar para la cena/comida, nada más. No se pone al comensal nada que no le resulte útil, que no vaya a utilizar. Si no vas a servir cava no tiene ningún sentido poner copas de champagne", comentan.

Una vez claro, el menú , vamos con la mesa en sí misma. ¿Cuáles son los básicos que deben tenerse en cuenta? El mantel, limpio impoluto (o sea, sin esas manchas de la última comida) y planchado. Y lo de planchado es innegociable. ¿Puede usarse un mantel de plástico? "Creo que la que marca la tendencia en el estilo de la mesa es la persona más mayor que asista al ágape. Si viene la abuela, por ejemplo, no me parece poner un mantel de plástico, pero si es una cena de amigos, con gente joven, por qué no", explica la interiorista.

Si vas a servir marisco no se te ocurra hacerlo sin prever unas toallitas húmedas o unos cuencos con agua con limón: y no está de más algún platito donde apoyar las pinzas del marisco. Hazle la vida fácil a tu invitado.

Otro básico de la mesa: el muletón. Se trata de una tela gruesa, suave y afelpada, que se utiliza debajo del mantel para proteger la mesa. Además le da un aspecto más mullido y acogedor a la presentación. "Si lo pones, que sea plastificado ya que protege mejor la mesa y además, evitará manchas".

Hablando de manchas… No sirvas el vino directamente en la mesa, salvo si lo haces con uno de esos prácticos aros que van alrededor del cuello de la botella y que evitan manchas de vino en el mantel. Si no lo tienes en casa, mejor sirve el vino en un decantador.

Elegir la vajilla es un punto clave en Navidad. | Gunni & Trentino

Si la mesa es de color, no pongas un mantel que sea transparente porque queda simplemente horroroso y el resto de tu decoración se irá al traste.

¿Flores y centros de mesa? Por supuesto, sí. Las flores siempre son bonitas, aunque sean unas sencillas margaritas y alegran cualquier mesa. "Eso sí, no escojas flores que sean muy olorosas, cuyo aroma corte el de tus platos". Por ejemplo, los lilium orientalis son preciosos pero mejor evitarlos porque pueden resultar agresivos para las narices de tus invitados (y cortar todo el aroma de la comida).

¿Se pueden mezclar vajillas? Sí, y además queda muy bonito. Así que no te prives.

Vamos ahora con los adornos: ¿se puede recargar una mesa con adornos navideños? ¿cuáles no usar? ¿puedes poner cualquier cosa? "Una mesa de Navidad acepta casi cualquier cosa y no pasa nada porque esté recargada, es Navidad, la Navidad es recargada", insisten en la firma. Ahora bien, evita aquellos adornos navideños que estén muy machacados. ¿Puedes poner espumillón? Por poder, puedes, pero siempre con sutileza: si algún elemento decorativo te genera dudas, utilízalo pero de forma sutil. Si cuando has terminado ves que la mesa queda muy recargada, no tanto en sí por los adornos sino por la vajilla, cubertería y cristalería, otra solución es poner una mesa de apoyo.

Publicidad