Novalife » Recetas

Wesaveat ofrece comida con rebajas del 40 y del 50%

Probamos una app móvil para conseguir comida con descuento y cenamos pizza por 4 euros

Cada año se desperdician 7,7 millones de comida en España. Una aplicación permite ahora hacerle frente

La pizza de Micaela, en Wesaveeat.com

Micaela pan y pizza La pizza de Micaela, en Wesaveeat.com

Publicidad

¿Dónde se irá cada día toda la comida que se deja de vender en restaurantes? La realidad es mucha de ella acaba en el cubo de la basura, al menos en España. En nuestro país no existe esa política, que si hay en lugares como Estados Unidos o Japón en el que, al aproximarse la hora de cierre, se ponen los alimentos a la venta con descuento en el caso de supermercados y panaderías, por ejemplo.

Ahora, una aplicación móvil creada por una emprendedora, Eva Jorge, permite poner un tapón a toda esa fuga de alimentos que se desperdician cada día. Wesaveeat funciona de una manera muy sencilla: el usuario se la descarga, pone su localización y el sistema le muestra restaurantes y locales cercanos que, a última hora, sacan productos sobrantes con descuentos que oscilan entre el 40 y el 70%. Hay, sobre todo, bares de tapas, panaderías y pizzerías. De momento, Wesaveeat funciona con medio centenar de locales en Barcelona, pero está a punto de desembarcar en Madrid.

Una persona con un teléfono móvil | Pixabay

Al entrar en la app, descubrimos una selección de locales ordenados por proximidad a nosotros, aunque podemos modificar el criterio y buscar por hora de cierre o precio. Se muestran los lotes disponibles, que contienen, el precio original y el precio final. Llama la atención uno de los locales, Micaela, en la calle Asturias de Barcelona, ofrece dos piezas de bollería y dos trozos de pizza por el competitivo precio de 4 euros. A la izquierda figura el antiguo, 10 euros. Es una rebaja del 60%. Otro restaurante, El Reloj, pone a disposición de los clientes una selección de cuatro tapas variadas del día por apenas 5 euros cuando el precio original era 15. Eso sí, a veces no se puede escoger exactamente lo que llevará el lote: hay un factor sorpresa.

El funcionamiento es muy sencillo. Se trata de seleccionar lo que nos interesa -la pizza, por ejemplo-, pagar y acudir al local a la hora señalada. Ahí están: dos buenos trozos de pizza y dos cruasanes. La cena y el desayuno del día siguiente, solucionados. Y un poquito menos de comida tirada a la basura. Todas las partes ganan: uno consigue comer a precio de saldo y el planeta también soporta un poquito menos de despilfarro.

Publicidad