Novalife » Recetas

Así de fácil

Ocho trucos para añadir fibra a tu dieta y acelerar tu metabolismo (sin que te des ni cuenta)

Aunque no te lo creas, aumentar la cantidad de fibra que tomas en la comida es bastante sencillo. Aquí van unos trucos.

Publicidad

Javier Sánchez | Madrid
| 25.10.2018 10:29

En España somos muy de sacar pecho con nuestra dieta. "En ningún sitio se come como aquí", dice tu cuñado mientras ataca el tecer plato de paella. Lo cierto es que nuestra tan cacareada dieta mediterránea es, sin embargo, pobretona en fibra. Mucha carne roja, hidratos siempre refinados y pocas verduras tienen la culpa de que seamos un país que, en general, va poco al baño. Aquí van ocho trucos que harán que vuestra alimentación diaria tenga más fibra y paséis por el Sr. Roca más a menudo gracias a la velocidad de crucero que va a coger vuestro metabolismo.

Palomitas | Agencia

Pica palomitas. Un snack rico en fibra y saludable. Eso sí, deberás pasar de las que venden en el súper para hacer en el microondas y que son ricas en grasas y, si te pones a hacerlas en casa, prepararlas con el menor aceite posible. No te preocupes, tenemos un consejo para que las podáis hacer sin ningún problema sin añadirles demasiadas calorías.

Manzanas | Pixabay

Come dos manzanas al día. Es una de las frutas más fáciles de transportar y, además, es muy rica en fibra. Procura tener siempre a mano una para el aperitivo de media mañana. Además, es saciante con lo que te ayudará a regular la cantidad de alimento que tomas al día. Si encuentras otro momento a lo largo del día para comerte otra, mejor que mejor. Eso sí, siempre sin pelar que la fibra está en la piel...

Los cereales integrales, una gran opción. | Wikipedia

Echa un puñado de cereales integrales a tus cereales. Sí, ya sabemos que esos cereales con pinta de pienso para gallinas no te hacen mucha gracia, pero lo cierto es que son muy ricos en fibra. Lo que puedes hacer es echar un puñadito a los que te tomas habitualmente. De este modo, aumentarás el contenido en fibra sin darte cuenta y rebajarás la cuota de azúcares. Un win win de libro.

Avena | Agencias

Usa la avena para todo. No es que este cereal rico en fibra constituya un desayuno estupendo, que eso ya lo sabíamos, sino que, por su versatilidad resulta ideal para incluirlo en muchas otras recetas. ¿Quieres espesar una crema de verduras y añadirle más fibra? Un puñadito de avena te ayudará. ¿Que estás preparando albóndigas y no tienes harina? Prueba con la avena.

Mejor elige las harinas integrales antes que las refinadas | G + J

Pásate a la harina integral. Si eres aficionado/a a la repostería casera, esto te interesa. Con solo pasar de la harina refinada a la integral, estarás haciéndole un favor a tu cuerpo. Las magdalenas o el bizcocho hechos con harina integral están igual de buenos que los normales pero es que, además, tienen mucha más fibra. Y lo bueno es que el coste de una y otra harina es muy similar.

Las patatas asadas son una fuente de inhibidor de la proteinasa 2, compuesto que nos dejará saciados por mucho tiempo | Pixabay

Cómete las patatas con piel. Las patatas cocidas o hechas al horno son una gran guarnición y, además, pueden ser un plato completo con minerales y otros nutrientes y, además, rico en fibra. Para lograrlo, tan solo deberás de dejar la piel y comértelas con ella. Hay incluso recetas, como ésta, para preparar la piel aparte y hacer un snack estupendo. ¿Qué te parece?

Ensalada de garbanzos con pollo y vinagreta de curry | nova.atresmedia.com

Echa legumbres a tu ensalada. Puedes cocerlas tú mismo/a o, directamente, hacerte con esos botes de legumbres cocidas que venden en el súper. Un puñadito de legumbres en tu ensalada asegura un aporte extra de fibra. Además, si pones garbanzos o judías, estarás consiguiendo que tus platos resulten más saciantes y pasarás menos hambre durante el día.

Pan Integral | Pixabay

Toma pan integral (pero que sea pan integral de verdad). Ojo, porque esto tiene truco. Lo de comer pan integral para ganar en cantidad de fibra es una idea estupenda, pero ten la precaución de comprobar siempre si el contenido en grano integral es significativo o no. Lee atentamente la etiqueta para ver los porcentajes o pregunta al panadero.

Publicidad