Novalife » Recetas

LA PASTELERÍA HÍBRIDA ESTÁ QUE SE SALE

Nace el baogel: bagel + bao, ¡y viva lo híbrido!

Hay que reconocer que la pastelería híbrida y sus peculiares creaciones dan un poco de rabia algunas veces y nos roban el corazón otras. El baogel, una curiosa mezcla entre dos manjares de los dioses como son el bao y el bagel, pertenece al segundo grupo, y podemos encontrarlo ya en un establecimiento neoyorquino.

Baogel

@nomwahkuai Baogel

Publicidad

Se llama baogel, y es el resultado de combinar algo tan asiático como el bao con otro pan tan americano como el bagel. La criatura se llama baogel, ha sido ideada por la gente de Black Seed Bagel y Nom Wah Kuai, y demuestra que la fusión puede llegar a ser maravillosa. La idea de fundir una de las especialidades de Black Seed Bagel, la cafetería especializada en bagels, y de Nom Wah Kuai, un establecimiento especializado en comida para llevar, ha causado furor entre los neoyorquinos desde que lo lanzaron al mercado la pasada semana. Dicen sus fans que la nueva criatura es capaz de ofrecer lo mejor del bao (unos rellenos de escándalo) y también lo mejor del bagel (consistencia y estructura), dando lugar a un pan ideal para acoger cualquier tipo de relleno.

La cosa ha ido más o menos así: la gente de Black Seed creó un bagel de sésamo negro con forma de bao (una especie de pan con un agujero en el centro) y Nom Wah Kuai creó un relleno a base de tripa de cerdo y crema de queso casera con chile. De momento, el baogel se podrá consumir durante el mes de noviembre a un precio de 8,50 dólares y estará disponible tanto en Black Seed como el popular estblecimiento chino de Canal Street.

¿Reeditarán la criatura en vistas del éxito? Las ventajas, desde luego, son numerosas: estamos ante un sandwich consistente y sabroso, que puede comerse perfectamente con las manos sin temor a que se nos rompa (cosa que ocurre frecuentemente con los bagels y los baos) y que es, pues, ideal, para todos aquellos que llevan una vida frenética y quieren comer bien, rápido y mucho. Y es que los neoyorquinos sí que saben...

Publicidad